Esradio Almería
Destacados Es la Mañana de Níjar Municipios

esRadio Almería denuncia el deplorable estado de la Rambla de Huebro en Níjar, donde las aguas fecales son las protagonistas

Víctor J. Hernández Bru pone de manifiesto, a través de tres vídeos, cómo uno de los pueblos más bonitos de España se ve condenado al abandono por culpa del equipo de Gobierno municipal presidido por Esperanza Pérez Felices.

Parte del equipo de esRadio Almería se desplazó este pasado fin de semana hasta la Rambla de Huebro en Níjar, donde se recogen todas las aguas de la sierra que hay alrededor de la Villa de Níjar, las cuales además sirven para regar los campos y, pasada la Villa, esta Rambla carece ya de agua. Sin embargo, cuando vas avanzando hacia abajo, buscando la zona de San Isidro y antes de llegar a la Autovía del Mediterráneo, te encuentras con una tubería donde se producen los primeros vertidos de aguas fecales que corren por la Villa de Níjar.

Este vertido de aguas fecales, que se produce a pesar de que los ciudadanos de Níjar abonan religiosamente en sus impuestos una partida dedicada a la depuración de agua, que no se está prestando tal y como puede verse, provoca auténticos estercoleros de aguas fecales, haciendo casi imposible siquiera respirar en determinados tramos de la Rambla de Huebro, que cruza por zonas agricolas tanto de la Villa de Níjar como de San Isidro.

No es todo, ya que si sigues el riachuelo que nace a la salida de una tubería de aguas fecales, se pueden encontrar justo unos metros antes de llegar al puente de la Autovía del Mediterráneo, unas «bellísimas charcas», las cuales protagonizan una auténtica cascada de porquería en un tramo realmente infecto donde se juntan todo tipo de desechos, desde una amplia colección de neumáticos de coche hasta plásticos y basura en general, que adornan esta catarata de desechos humanos, hedor y auténtico asco. Ante esto, el Ayuntamiento de Níjar, presidido por Esperanza Pérez Felices, las está vertiendo a la Rambla de Huebro mientras sigue cobrando a los vecinos la depuración de aguas, además de señalar desde el Consistorio que «es mejor no hablar de esto porque crea mala imagen para el municipio».

Lo peor de todo esto es que el conjunto de estas aguas fecales terminan formando una cascada, y no precisamente de agua dulce, sino de toda esta porquería que corre rambla abajo día tras día. Así las cosas, los nijareños tienen que soportar esta vergüenza del consistorio en silencio y si no lo hacen, son ellos quienes fomentan esa imagen negativa, en lugar del verdadero responsable de la situación, que es el gobierno municipal.

Related posts

El Ayuntamiento de Almería y empresarios unen fuerzas con ‘Almería Costa Fest’ en El Toyo-Retamar

Redacción

Balanegra celebra siete años como municipio

Víctor Arrufat

El Teatro Auditorio de Roquetas de Mat se llena de música al ritmo de Camela

Redacción

dejar un comentario