Esradio Almería
Actualidad Ocio

‘El Palmeral’ es el proyecto ganador del concurso ideas de la nueva Ciudad de la Cultura

El Ayuntamiento encargará ahora a los autores la redacción del proyecto así
como la dirección facultativa de unas obras que prevén una inversión de
alrededor de siete millones de euros.

El Jurado del concurso de ideas para el diseño del proyecto de la nueva  Ciudad de la
Cultura  ha declarado, de forma unánime, como ganador del mismo la propuesta presentada
bajo el nombre de ;El Palmeral.. Así lo ha comunicado el alcalde y presidente del jurado,
Ramón Fernández-Pacheco, subrayando la “dificultad a la hora de decidir primero, de entre
las 67 ideas presentadas al concurso, los tres finalistas, y ahora resolver el mismo con la
propuesta elegida”.

Fernández-Pacheco ha destacado las “soluciones imaginativas” presentadas a la propuesta
municipal de remodelación del Auditorio Maestro Padilla, su ampliación con la construcción
de un edificio anexo que pueda albergar movimientos culturales tan importantes como la
OCAL o la banda municipal, así como la adecuación y remodelación del entorno, “dando
forma a un proyecto cultural que nos sitúe a la altura que la ciudad merece”, ha referido.

El alcalde, tras agradecer la labor del jurado a la hora de elegir la propuesta ganadora, ha
querido significar que la decisión adoptada “no ha sido fácil”, atendiendo a la “gran calidad”
de los tres proyectos finalistas, con planteamientos “bastante diferentes entre sí con el
objetivo de mejorar las posibilidades escénicas del Auditorio, otorgando nuevos espacios
para la Orquesta Ciudad del Almería y la Banda Municipal, creando locales de ensayo y
espacios multifuncionales, además de mejora el resultado del espacio que rodea el Auditorio”
En resumen, Fernández-Pacheco ha explicado que el proyecto ganador “viene a modificar la
imagen del actual edificio, crea una segunda piel que abraza el mismo, amplía los espacios y
dota al Auditorio de una sala que estaría destinada a la Orquesta Ciudad de Almería, en su
parte frontal del Auditorio”. Además ha destacado, como elemento que ha pesado en la
elección final del proyecto ganador, la propuesta de reurbanización del entorno “prolongando
esa lengua verde que conforma el Parque de las Familias y su futura ampliación”, pudiendo
alcanzar los 100.000 m2 de zona verde.

Desde mediodía el jurado compuesto, entre otros, por la concejala de Urbanismo e
Infraestructuras, Ana Martínez Labella; técnicos municipales del área de Urbanismo e
Infraestructuras; representantes del Colegio Oficial de Arquitectos de Almería, con el decano,
José Eulogio Díaz Torres, a la cabeza, y Federico Soriano Peláez, arquitecto de reconocido
prestigio, a propuesta del Colegio Oficial como miembro de este jurado, han deliberado
respecto de las conclusiones que la comisión técnica, encargada de realizar una valoración
previa de las propuestas finalistas, ha presentado y que han servido de base para continuar
el proceso de selección que ha finalizado con la elección de la propuesta ganadora ha
explicado Fernández Pacheco.

 

Federico Soriano Peláez, autor entre otros proyectos del Palacio Euskalduna de Bilbao y del
diseño del Auditorio Municipal de Málaga, ha destacado también la calidad de los proyectos
finalistas, calificando sus propuestas como “ilusionantes”, cada una planteando una vía de
intervención diferente de integración de ese espacio en la ciudad. La opción elegida por el
jurado, según Soriano, responde “a una condición más optimista y más adecuada a los
estándares que la sociedad reclama de sostenibilidad medioambiental en las intervenciones
arquitectónicas”.

“La idea fundamental es crear alrededor del edificio un parque con tres niveles vegetativos,
en diversas alturas, que crea un microclima que protege el lugar de los vientos, la salinidad
del mar, y que genera y envuelve la intervención sobre el edificio, aprovechando su actual
disposición revestido con una segunda piel, a través de una estructura abstracta”, ha
resumido Soriano respecto del contenido de la propuesta ganadora.
Los autores de la idea ganadora recibirán ahora el encargo de redactar el proyecto básico y
de ejecución, así como la dirección facultativa de unas obras que, en el objetivo de armonizar
el espacio de casi 20.000 metros cuadrados de superficie destinada a dotacional público, en
la que se encuentra el Auditorio Municipal, cuentan con una inversión estimada de unos siete
millones de euros.

Junto a los 5.000 euros de premio que recibirán los tres finalistas, de acuerdo con las bases
del concurso se iniciará ahora un procedimiento negociado sin publicada para la contratación
de los ganadores, con un presupuesto total de 429.827,28 euros.
“La cultura es una apuesta estratégica de nuestra acción de gobierno”, ha insistido el primer
edil, considerando en la globalidad de este proyecto, bautizado en su convocatoria de
concurso con el nombre de Espacio frente al Ma, un elemento fundamental para que
Almería siga siendo también referente de “capitalidad cultural”. Supone “un paso más” en esa
consolidación, ha insistido Fernández-Pacheco, reconociendo que con este proyecto se
aporta una solución “definitiva” a la falta de espacio para movimientos culturales tan
importantes para esta ciudad como son la OCAL, la Banda Municipal de Música o los
numerosos grupos musicales que precisan de espacio para desarrollar su actividad.

Además el alcalde ha subrayado la importancia que la idea elegida vendrá a desarrollar en
un espacio “singular” como es la zona que actualmente ocupa el Auditorio, con fachada al
mar, un entorno además en expansión y que vendrá a consolidarse con el desarrollo de otras
infraestructuras, como la ampliación del Parque de las Familias.

El proyecto ganador propone operar sobre las potencialidades latentes del paisaje urbano
que envuelve el Auditorio, proponiendo el palmeral como superestructura paisajística y arquitectónica que amplifique los valores urbanos y arquitectónicos del conjunto, generando
un sistema abierto y permeable capaz de dinamizar esta área urbana irresuelta y reintegrarla
de nuevo en el tejido social de la ciudad.

La aplicación del palmeral como estrategia proyectual y paisajística extenderá las palmeras
del frente marítimo y de la avenida Mediterráneo a toda la parcela del Auditorio Manuel
Padilla, a la plaza Alfredo Kraus y a la zona verde de la faluca Almariya, creando un nuevo
parque extensivo de casi 20.000 m2 con varios estratos conformados por plantas arbustivas
y tapizantes, árboles frutales y palmeras, en respuesta a las condiciones ambientales
externos a la parcela.

Arquitectura sencilla, flexible y pragmática plantea la propuesta ganadora del concurso para
la ampliación prevista del Auditorio, una “superestructura que resuena el pasado industrial de
la ciudad plasmado a través de una retícula tridimensional de fabricación en taller, realizada
con pilares de acero de montaje atornillado tipo “mecano” con sistema Dúplex de protección
frente a la corrosión y forjados de chapa colaborante de acero galvanizado y hormigón.
La edificación quedaría formada por una estructura principal compuesta por tres forjados que
multiplican el terreno ocupado y generan casi el doble del techo programado. Como si se
tratara de los estratos inferiores del palmeral, una estructura secundaria alojada en el interior
de esta superestructura divide y organiza el programa propuesto ocupando algo más de la
mitad de su superficie construida y reduciendo el uso de espacios infrautilizados, evitando
duplicaciones para minimizar coste tanto de construcción como de gestión del futuro
equipamiento.

La conjugación de estos dos mecanismos estructurales produce espacios intermedios a
veces interiores, a veces exteriores y a veces prolongación del palmeral, a los que no se les
atribuye una función concreta. Estos espacios libres y polivalentes aumentan la superficie
efectiva de uso y son susceptibles de ser apropiados por iniciativas no previstas.
Así, el sistema de circulaciones verticales del Auditorio cuyo uso es ocasional, se aprovecha
como sistema de circulación de la ampliación llevándolo al máximo de su capacidad
normativa; los núcleos de aseos ubicados en las torres actuales son compartidos por la
escuela y el auditorio; y los espacios administrativos de ambos programas culturales se
agrupan en el ala este de la planta baja mientras que la sala de exposiciones se vincula al
nuevo programa docente.

La planta baja de la construcción existente se libera de los muros de ladrillo perimetrales en
sus fachadas dejando al desnudo su estructura de hormigón, y se conecta de forma directa y
fluida tanto con la nueva estructura habitada como con el palmeral. La planta baja resultante
acotada únicamente por la cafetería, las aulas y el auditorio, es muy permeable y dispone de
grandes espacios libres cubiertos interiores y exteriores para todo tipo de actividades
públicas. La segunda planta alberga las salas de ensayo individuales, colectivas y de
orquesta, el nuevo salón de actos con el área de camerinos conectados directamente con la escena, y una amplia terraza completamente despejada bajo un palio, que domina el
palmeral y disfruta de vistas únicas sobre el frente marítimo y el Mar Mediterráneo.

A este conjunto edificado se le asocian dos áreas principales de uso exterior, una al sur y
otra al norte. La primera y principal, se sitúa al sur y se vertebra a través de la cafetería con
funcionamiento indepen- diente, que separa el acceso al auditorio Manuel Padilla del acceso
de uso diario al nuevo programa de enseñanza. La segunda, el “recinto de verano” ubicado al
norte, se amplía con nuevos servicios (módulo de aseos, área de comidas y food-trucks, y el
aparcamiento público) para dar cabida a eventos de mayor afluencia de público como
festivales de música o mercados temporales. En ambas áreas exteriores, la superestructura
crea grandes áreas sombreadas que introducen la sombra del palmeral y su microclima en el
interior de la edificación.

Este sistema posibilita así una amplia respuesta a la casuística de programas y tiempos
operativos. Los continuos cambios de uso de los espacios o ampliaciones pueden darse de
forma natural a lo largo de su existencia, dando respuesta a la participación de los artistas,
los caminos preferidos de los viandantes para atravesar el palmeral, el tiempo o el clima.
Mientras uno se imagina que pasea bajo la sombra del palmeral puede descubrir de repente
la cafetería, vislumbrar algún espectáculo infantil entre las palmeras y el mar, o escuchar a
algún joven músico en mitad de su ensayo, para finalmente intuir la hermética caja de la sala
del auditorio entre las profundas sombras de la superestructura.

La suma de la superestructura natural del palmeral y la superestructura artificial construida,
configura un equipamiento público ambicioso, que permite trabajar en diferentes escalas,
desde ensayos diarios o conciertos semanales en la sala Manuel Padilla, hasta eventos
exteriores a gran escala, de resonancia regional o nacional.
En definitiva, el cometido de toda la intervención es sobretodo generar ciudad, estimulando el
espacio social mediante la superposición de paisajes, usos y acciones en un medio físico
flexible y habitable.

Related posts

Así se vivió el espectacular encendido de la Navidad en Almería

Víctor Arrufat

Lepanto realiza un concierto lleno de melodías pegadizas y estribillos muy cuidados en la presentación de ‘El Duelo’

Redacción

#LaEntrevistadelDía, Miguel Ángel Castellón: «No vamos a consentir que se desmonte el actual Estado democrático que disfrutamos»

redaccion

dejar un comentario