Esradio Almería
Destacados Radioblog

VÍDEO BLOG #Miedodequé?: Sabina y el ‘misterbinismo’ político: ‘Sobalecio’ lo ha vuelto a hacer, se ha superado

VÍDEO BLOG #Miedodequé Sabina y el ‘misterbinismo’

VÍDEO BLOG #Miedodequé?: Sabina y el ‘misterbinismo’ político: ‘Sobalecio’ lo ha vuelto a hacer, se ha superado, por Víctor J. Hernández Bru.

Anoche, como suelo hacer los martes, mantuve mi sana costumbre de participar en La Tertulia de Interalmería Televisión, junto a otros dos peligrosos fascistas, José Fernández y Antonio Felipe Rubio. Y estábamos metidos en nuestro papel de fascistas, que incluso trasladamos a la audiencia las imágenes en las que el diputado socialista por Almería, Sobalecio Gutiérrez Salinas, en una comparecencia ante la prensa el pasado sábado, necesitaba pedir el favor a los periodistas de repetir hasta tres veces una intervención tan sencilla como la de anunciar un segunda frecuencia ferroviaria en la línea que une Almería con Madrid.

Sobalecio, repito, que en los dos primeros intentos se equivocó, dada la complejidad del mensaje en cuestión, logró a la tercera completar el contenido y, de paso, sobar profusamente el lomo de su ‘señorito’, Pedro I El Falso, llegando a poner en riesgo sus propias huellas dactilares.

La situación, más que cómica, era descojonante, pero al mismo tiempo dramáticamente ridícula, viendo a un representante de la provincia en las Cortes Generales del Estado incapaz de no errar al intentar relatar que al viaje diario a Madrid, desde febrero se unirá un segundo convoy ferroviario.

Pero aunque parezca que esto puede ser lo peor de la escena, nunca se fíen de Sobalecio: es insuperable, imbatible, inmejorable en la ‘gilipolluá’. Créanme si les digo, aunque les suponga un esfuerzo sobrehumano, que horas más tarde, el Partido Socialista se veía obligado a pedir perdón ante la lamentable confusión que había llevado a Sobalecio a anunciar una segunda frecuencia diaria entre Almería y Madrid, cuando en realidad el trayecto que veía aumentado el flujo era el de Madrid con Granada.

¿Qué no? Entiendo perfectamente que, en este punto, el queridísimo oyente/lector se niegue a dar por buena ésta, que sería una inconmensurable muestra de la máxima torpeza a la que puede situarse un político, pero antes de renegar de la verosimilitud de este relato, ruego que se tenga en consideración que el protagonista fue el mismo que, en pleno confinamiento domiciliario, cuando no se podía salir a la calle para nada, él se pegó una caminata de diez kilómetros que su reloj inteligente no dudó en reflejar en redes sociales para conocimiento de los vivos y los muertos y que, al ser preguntado, no tuvo empacho alguno en justificarse afirmando que había ido a comprar el pan; que semanas después de su grosera ‘pillada’, volvió a ser cazado saltándose el confinamiento intermunicipal para ir a comer a Alhama con unos colegas de partido y ponerse púo mientras los demás no podíamos salir de nuestros municipios; y que no se olvide que este individuo es el mismo que explicó los retrasos de las obras del AVE en virtud de los movimientos tectónicos que están azotando al mundo.

Es él, Sobalecio, la estrella del más lamentable y disparatado club de la comedia política, un tipo que ha hecho del ‘misterbinismo’ su ‘modus operandi’ político, mientras cada final de mes comprueba ufano que sus 8.000 pavos de vellón quedan perfectamente ingresados en su cuenta de diputado, mientras los que se los pagamos nos seguimos preguntando cuál es su función.

Al relatar estos hechos, que juro por mis muertos más frescos que no cesan de provocarme un agudo sentimiento de vergüenza ajena y espero que a ti también, no he podido evitar acordarme, no sé por qué, de esos sagrados versos del maestro Sabina; aquello de “el más capullo de mi clase, qué elemento; llegó hasta el Parlamento / y a sus cuarentaitantos años, un escaño, decora con su terno azul de diputado del gobierno / tanto ha prosperado que un Jaguar ha estrenado el mismo día, que un ujier le llamó su señoría / y cambió a su mujer por una arpía… de pechos operados”. Qué grande, pero qué grande es Sabina.

Related posts

El Ayuntamiento de El Ejido es reconocido por su Iniciativa en la salud

Redacción

Diego García: «No tengo noticias de que no nos vayan a cobrar el sello de autónomos»

redaccion

Francisco Lirola pide el apoyo a los vecinos para mejorar el futuro de Dalías

Redacción

dejar un comentario