Esradio Almería
Destacados El Rompeolas, por Jose Fernández

UN BURRO A LAS PUERTAS DE DAMASCO

Jose fernández okok

Vídeo Blog #ElRompeolas, por Jose Fernández: “UN BURRO A LAS PUERTAS DE DAMASCO”

Indalecio Gutiérrez ya no cree en la Mesa del Ferrocarril. Podría pensarse que el líder socialista almeriense ha tenido una epifanía o brillante revelación que le ha descabalgado de sus erróneos planteamientos, pero no. No se confundan. Indalecio no se mueve de su sitio aunque le tiren de la cola. Dice ahora el máximo representante del socialismo en la capital (abro una pausa valorativa de dos segundos) que no hay que hacer caso a la Mesa del Ferrocarril porque ni son ingenieros, ni son técnicos, ni son nada.

Justifica así el Forrest Pan del confinamiento la actual falta de sintonía entre el PSOE gobernante y el semoviente ferroviario locomotorizado por sindicalistas especializados en no pegar chapa y jubilados brilli-brilli de la izquierda almeriense. Y como ahora el afamado colectivo escénico (han llegado a anunciar sus manifestaciones usando coches con megafonía al estilo del tapicero dominical y a celebrar sepelios callejeros con ataúd y plañideras) se ha atrevido a decir en voz baja lo que antes gritaba (que los trenes que tenemos son una porquería y que los planes y plazos para la llegada del AVE siguen siendo una milonga) pues el gran timonel del socialismo almeriense -cómo estará la mili- se ha cabreado y ha dicho que ni caso, porque no tienen credibilidad y porque carecen de los conocimientos que manejan los científicos de los movimientos tectónicos.

Y llegados a este punto me van a permitir que lance al aire una pregunta retórica. Si los de la Mesa del Ferrocarril no tienen credibilidad porque no son técnicos y, por tanto, no hay que tomar en consideración sus análisis y pronósticos… ¿qué puñetas hacías sosteniéndoles la pancarta cuando gobernaba el PP, Indalecio? ¿Y qué hacía el PSOE invitando a vuelos y hoteles en Bruselas a toda la Mesa del Ferrocarril para que fueran a montar el número en el Parlamento Europeo? En fin.

Pero nada de eso importa ahora al Mister Barrapán: él no se mueve un ápice de la defensa del abrevadero socialista. Y si ahora critica a la Mesa, será porque la Mesa se ha movido. Él no se mueve de su sitio ni con agua hirviendo. Por lo tanto, conviene situar a los personajes de la famosa escena bíblica a las puertas de Damasco. Indalecio no es el santo: es su cabalgadura.

Related posts

Cosentino City Barcelona acoge la segunda parada de la exposición ‘Manos de la Arquitectura’

Víctor Arrufat

VÍDEO BLOG #Miedodequé?: Ese dato tan inquietante de la encuesta que refleja el gran crecimiento de PP y Vox en Andalucía

Victor Hernández Bru

Pascual Ortuño: «Han tratado el tema como un pugilato, como auténticos samuráis»

redaccion

dejar un comentario