Esradio Almería
Blog Confinados, pero no Arrinconados, por Antonio Felipe Rubio Destacados

#RadioBlog #ConfinadosPeroNoArrinconados: Sacerdotes de la ciencia, por Antonio Felipe Rubio

#RadioBlog #ConfinadosPeroNoArrinconados: Sacerdotes de la ciencia, por Antonio Felipe Rubio

En la historia de la humanidad, como también ocurre en el reino animal irracional, siempre ha primado la figura del líder. La mayoría de las veces el líder controlaba la tribu, el pueblo o la manada gracias a sus cualidades como guerrero. La capacidad para conquistar otros territorios, saquear sus riquezas y domeñar la población eran cualidades más que suficientes para erigirse en dirigente con poder indiscutible.

Más tarde, llega la política. La sutileza, la inteligencia y la influencia son cualidades que forjaron grandes líderes, que supieron ganar el poder y la gloria unificando fuerzas dispersas y sectores influyentes que condujeron al apoyo mayoritario y el control de grandes imperios.

El refinamiento de la sociedad moderna aún mantiene la polarización ideológica. Las formas de gobierno, en resumen, se reducen a la democracia, la dictadura y la teocracia. Desgraciadamente, la debilidad de la democracia se ve colonizada por las ansias de dictadorzuelos populistas conducentes hacia dictaduras no percibidas como tales, pero evidentes en la práctica. Así, socavando los pilares de la democracia y el Estado de derecho, se avanza hacia un nuevo formato de dictadura que, bajo el espejismo de una democracia “progresista”, justicia social, extensión de derechos y paquetes de calidad democrática. Si, además incluimos en el “paquete” fundamentos teocráticos de la nueva religión mediombientalista, encontraremos otra presión social que oprime al pueblo con el cargo de la mala conciencia planetaria.

Estamos a punto de caer en el delito por levantar un invernadero o adecuar un huerto para tomates, habas y lechugas. Nada puede contrariar los designios de la restauración de la naturaleza. Cualquiera que difiera, opine con matices u ostente ideología contraria a la Agenda 20-30 será estigmatizado como terraplanista, negacionista y facha. Otras opiniones, relativas a las políticas sobre inmigración y otros menesteres progresistas, conducirán a la condena de odio, racismo, xenofobia… y, otra vez, facha.

No sé si habrán reparado en los nuevos excesos del sanchismo. El anuncio del contrato de cincuenta nuevos asesores científicos es el anticipo de un nuevo periodo inquisitorial.

Sánchez es muy amigo de anunciar comités de expertos, prescriptores, sabios y arúspices. Lo cierto es que el infame record de los casi mil asesores de Sánchez es, como casi todo, un bluf. Jamás existió el famoso Comité de Expertos para la Desescalada (Covid-19). Jamás Pedro Sánchez se interesó por la ciencia, especialmente la ciencia médica: que pregunten a los afectados de ELA humillados por el sistemático rechazo del gobierno de Sánchez. ¿Acaso se conoce algún avance en la ciencia impulsado por el sanchismo?

Sánchez necesita -ahora sí- el Comité de Expertos (científicos). Cuando la covid Sánchez creyó que no era necesario. No quiere a nadie que le conteste, le aconseje, le contraríe o le aparte de su desvarío. Sánchez nos engañó con el Comité de Expertos, pero ahora se va a esforzar en encontrar un grupo de cincuenta científicos para “vender ciencia irrefutable” contra los irreverentes ante la Santa Agenda 20-30, San Cambio Climático y la Santísima Restauración de la Naturaleza. Es la nueva religión. Y, como toda religión, precisa de un dogma, fe ciega, sumisión… y una representación investida de autoridad indiscutible. Así, la nueva “purpura” del poder sanchista se llama “Ciencia”.

Ya no se trata de tener opinión contraria a la nueva secta. Habrá un tribunal inquisitorial que estigmatizará y condenará a los no creyentes. Los infieles serán señalados y denostados por la nueva Policía del Pensamiento. No es discrepancia política, es atentatorio contra la vida planetaria, galáctica, universal, transversal, progresista, inclusiva, resiliente y antifascista.

Y lo penoso es que el felón jamás confió en la ciencia. Nunca se destinaron tan pocos recursos a la investigación, la ciencia, las enfermedades raras, el cáncer, la ELA… Pero somos los primeros en robos, malversaciones, prevaricación, golpes idependentistas… Y quedar los delincuentes libres del crimen gracias a la perversión de la democracia y el Estado de derecho. Es decir: de la democracia a la dictadura teocrática, con los nuevos “sacerdotes de la ciencia”.

Related posts

Los hosteleros almerienses superan esta Semana Santa las cifras prepandemia

Víctor Arrufat

Pulpí celebra la Semana en Blanco con grandes descuentos y sorteos

Sofía Terrón

Berja obtiene 57.502 euros de los fondos europeos para rehabilitar las dependencias públicas de Protección Civil

Redacción

dejar un comentario