Esradio Almería
Destacados El Mono Desnudo, por Gloria Pérez de Colosía

#ElMonoDesnudo: De lo que nunca ocurrió, por Gloria Pérez de Colosía

colosía
#ElMonoDesnudo: De lo que nunca ocurrió, por Gloria Pérez de Colosía

A veces, incluso con el convencimiento de que el fin lo justifica, hacemos cosas de una dimensión tal que, una vez hechas y ante la dificultad de digerirlas, las almacenamos en lo más recóndito de nuestros recuerdos con la idea de no volver a pensarlas.

Ejemplo uno, comprar unas, desorbitadamente caras, entradas para ver a Taylor Swift. Nunca se volverá a pensar ni a hablar de ello, como si no hubiera ocurrido, y concierto que me llevo para el cuerpo.

Ejemplo dos, con el convencimiento de estar apoyando a los condenados por malversación de fondos públicos, sedición y desobediencia por su participación en el Procés Independentista Catalán, se producen cortes de carreteras y vías ferroviarias, se colapsa un aeropuerto que provoca la cancelación de 108 vuelos, se destruye y quema mobiliario urbano, se paraliza el AVE. Acaba el día con más de un centenar de heridos y hasta un fallecido.

Asumir las consecuencias es reconocer la cagada y el apoyo a una causa, quizá, equivocada, así que hacemos como que nunca pasó y lo borramos de la historia con una amnistía. Como si no hubiera ocurrido, y Procés legítimo que nos llevamos para el cuerpo.

Así, uniendo los dos ejemplos, el pasado jueves 30 de Mayo, cantó en Madrid Taylor Swift y se aprobó en España la Ley de Amnistía. Dia histérico e histórico.

El desarrollo de la votación en el Congreso fue todo lo contario a la concordia que, parece ser, se pretende y, dejando por un momento el fondo de la Ley a un lado, ningún ciudadano es merecedor de la forma en cómo sus representantes se comportaron, ni de la decadencia democrática a la que la elevada crispación política nos ha llevado.

Los gritos de traidor al voto de Pedro Sánchez no fueron dignos de una democracia madura y me dan vergüenza. Porque si el convencimiento de lo que haces no justifica la quema de contendedores, el convencimiento de lo que piensas no puede justificar la impertinencia protocolaria.

Algunas veces, hay que pensar para dentro Señorías y no mandar a la mierda a los contrarios.

En cualquier caso y volviendo al fondo, es evidente que la ley de Amnistía es una ley que se ha hecho para garantizar la presidencia y no para que desaparezcan los independentistas quienes, por otro lado, no tienen porqué desaparecer.

Esta Ley, que según dicen los analistas entendidos, no yo, es el principio del fin del Régimen del 78, ha salido adelante con el voto a favor de 177 diputados y 172 en contra, triste síntoma real de la división en dos que está sufriendo España, en contra de la, hasta el hartazgo nombrada, concordia

Y lo más divertido (entiéndase divertido como un divertimento ofensivo), es que, una vez ya aprobada, parece que está llevando su tiempo publicarla, evitando así que entre en vigor. Sabrán ustedes que, si no entra en vigor no se podrá elevar una cuestión de inconstitucionalidad y quizá existan ciertos miedos a que el Tribunal Constitucional diga que sí, que efectivamente esta Ley viola numerosos artículos de la Constitución, como así lo han manifestado numerosos y prestigiosos juristas, estudiosos de las leyes, en contra de lo que chacharean los titiriteros que, desoyéndoles, las hacen.

Yo apuesto a que ya, si eso, su publicación se dejará para después de que pasen las Elecciones Europeas y, mientras tanto, hagamos como si aún no hubiera ocurrido.

En cualquier caso, han de saber que la admisión de un recurso de inconstitucionalidad no suspenderá ni la vigencia, ni la aplicación de la Ley y que, después del Tribunal Constitucional vendrá el Tribunal Europeo. Benditos recursos que alargan las decisiones.

Es ahora, si deciden publicar la Ley de Amnistía y entra finalmente el vigor, el tiempo de los jueces.

Si Puigdemont puede ya volver a España o no, yo no lo sé, pero nada, absolutamente nada de lo que ocurra puede ya sorprendernos, así que no desesperen

Piensen que en EEUU se ha condenado a Donald Trump, a pesar de ser un expresidente y candidato a las próximas elecciones.

Piensen también, les consolará, que de EEUU nos hemos traído su Halloween, el Black Friday, las barbacoas, y hasta hemos puesto a Alaska y a Mario a actuar en la final de la Copa del Rey, como si de una Super Bowl se tratara.

Ahí lo dejo.

Related posts

Gádor mantiene su férrea apuesta por la cultura con la obra ‘Pic-nic’

Víctor Arrufat

#VideoBlog #PaseoAbajo: El Ave ¿en el 26 o en el 27?; por Juan Torrijos

Alfonso López

Diputación renueva el sondeo de Armuña y amplía el campo solar

Icíar Carballo

dejar un comentario