Esradio Almería
Blog #LaVida - por Manoly Roldán Destacados

Radioblog #LaVida: La libertad de prensa en España, por Manoly Roldán

Radioblog #LaVida: La libertad de prensa en España, por Manoly Roldán

El pasado 3 de mayo, se celebró el Día Mundial de la Libertad de Prensa, y España en estos momentos se encuentra en el puesto número 30 de la clasificación de Reporteros sin Fronteras. Ha mejorado su valoración respecto al año 2023, que se encontraba en el puesto 36.

Desde la pandemia del Covid-19 los gobiernos tomaron medidas de emergencia que restringieron las libertades civiles y por el lado contrario, aumentó su poder. Es un fenómeno que se dio a nivel mundial, incluidos los gobiernos democráticos. Y las consecuencias las vemos actualmente.

Así mismo, el pasado 24 de abril, el Departamento de Estado de EE.UU., emitió un informe donde manifestaba su crítica a la gestión del Gobierno actual, en tres aspectos: disminución de la libertad de prensa, la ley de solo si es sí y la corrupción del PSOE. 

Una muestra de la disminución de la libertad de prensa, lo vimos en los últimos acontecimientos ocurridos entre el 24 y 29 de abril (carta del presidente a la ciudadanía y entrevistas en TV1 y en la SER), y días posteriores, se pudo apreciar el acoso al que fueron sometidos una parte de la prensa digital y algún periodista, llegando a formar dos bandos, unos  los que apoyaron y firmaron un manifiesto a favor del Gobierno.

Incluso los partidos de Compromis y los socialistas (PSPV) del Ayuntamiento de la Comunidad Valenciana, presentaron una solicitud para saber cuánto se destina a estos medios digitales en publicidad institucional.

Según Álvaro Nieto, el objetivo es intentar ahogar económicamente a estos medios. En ese documento se señalaba una “lista negra” de los diferentes medios de comunicación, que según ellos,  son “pseudomedios”  que difunden noticias falsas y generan crispación.

Por el lado contrario, están los medios digitales que están recibiendo una dura crítica, pero resisten porque consideran que están cumpliendo con su labor, que es la de difundir una información veraz a la población y además cumplen la función de control de los poderes.

Estos recibieron el apoyo de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), quien pide a los políticos, que “terminen con los ataques a la prensa y periodistas para acallar las voces críticas” y les recuerda que la tarea principal de los profesionales es: “preguntar, investigar y denunciar los comportamientos irregulares”.

Igualmente, desde la UE han mostrado su apoyo a los periodistas, afirmando: “los periodistas deben estar protegidos en todo momento y en todas partes. La UE condena firmemente todos los actos de violencia, incluidas las amenazas, contra los periodistas por ejercer su profesión, ya sean perpetrados por estados, grupos organizados o individuos”.

En la Unión Europea a partir del 17 de febrero de 2024, se aplica a todas las plataformas en línea el Reglamento de Servicios Digitales, que sirve para proteger los derechos fundamentales del usuario y de la sociedad en su conjunto.

Si en algún momento alguien siente que sus derechos son vulnerados o agredidos por una información en algún  medio de comunicación, lo primero que debe hacer es pedir una rectificación por parte del medio, amparado en la Ley Orgánica 2/1984, de 26 de marzo, y en caso de no solventarse ahí, entonces podrá recurrir a la vía legal, presentando una querella ante los tribunales de justicia que son quienes decidirán si la información es veraz o no.

Por su parte, el reconocido periodista, Juan Luis Cebrián, en una entrevista realizada a un diario chileno, afirmó: “el peligro no está tanto en los medios en sí como en otros sectores”, refiriéndose a que son los parlamentos quienes deben regular de forma urgente la actividad de las grandes tecnológicas y la responsabilidad de las plataformas digitales.

Por otro lado, frente a la ofensiva del Gobierno a los partidos del PP y Vox, a los periodistas y medios digitales críticos, y a los jueces. El PP responde con una ampliación a sus 60 medidas de su Plan de Calidad Institucional y Regeneración Democrática, agregando otras propuestas: blindar al periodismo libre, blindar la independencia de la justicia, prohibir cualquier acusación de lawfare (guerra sucia judicial), reforzar las condiciones de transparencia para el entorno familiar de los presidentes.

Por otra parte, en la era digital en que nos encontramos, hace tiempo que una mayoría considerable de la población ha disminuido el consumo de medios tradicionales de TV (70% en mayores y muy poco los jóvenes), radio (50%) y prensa escrita (10%).

A cambio ha crecido de forma considerable el uso de los medios de comunicación digitales, entre ellos tenemos: Internet, que es usado por el 80% de la población y acceden a través de dispositivos como: ordenadores, móviles inteligente y tabletas.

También está el uso masivo de las diferentes redes sociales: (red X, Facebook, Instagram, WhatsApp, TikTok, Linkedin, YouTube, etc.), los servicios de streming, como: Netflix, Amazon Prime Video, etc. Y el uso de la Inteligencia Artificial (IA), que sirve para: chat, buscar información, crear imágenes y videos, realizar documentos diversos, traducir,  etc.

En Internet tienen presencia los diferentes diarios digitales, que han aumentado su presencia de forma considerable, incluso algunos periódicos clásicos,  también se han incorporado si querían continuar teniendo presencia y no desaparecer.

En estos medios escriben profesionales de la comunicación, columnistas destacados del mundo de la política, economía, salud, ciencia y tecnología, etc.

Cada uno puede encontrar información de acuerdo a sus intereses personales.

No son buenos o malos, simplemente, las personas son libres y pueden elegir que leer, pero de ahí a que se les catalogue de “máquina de fango” “pseudomedios” o “páginas Web”, que emiten bulos, noticias falsas o fake news, es otra cosa.

La creación de noticias falsas, no es nada nuevo,  pero últimamente se ha popularizado el término “fake news”, que en ocasiones es utilizado por los partidos políticos de diferentes signos. Con estos sucesos se busca influir en la opinión pública, dañar la reputación de personas o instituciones, difundir propaganda o desinformación, etc.

El aumento del uso de Internet, permite: la inmediatez de la información y la facilidad de la publicación; con las redes sociales se permite segmentar la información a un público específico, pero también se produce una falta de verificación de la información. La creación de noticias falsas pueden provocar: la erosión de la confianza en las instituciones y en los medios de comunicación, polarización política y social, violencia, daños económicos, etc.

Para hacer frente a las noticias falsas es necesario: verificar la información antes de compartirla, buscar fuentes confiables de noticias, ser crítico con la información que se encuentra en línea, es tarea de todos denunciar las noticias falsas, y apoyar a las organizaciones que trabajan para combatir este tipo de información.

En la Constitución Española, artículo 20, que protege la libertad de expresión, nos habla del derecho al uso de los medios de comunicación de forma correcta, y señala cuáles son sus límites: el derecho al honor, a la intimidad, a la propia imagen y a la protección de la juventud y la infancia.

En el mismo artículo, apartado 2, menciona la palabra “censura” que según la Real Academia de la Lengua Española (RAE), define, como: “El poder que ejerce el Estado, persona o grupo influyente para prohibir la difusión pública de una noticia, un libro, una película o algún documento”.

La censura se da en todo tipo de gobiernos, pero es más común en aquellos autoritarios o totalitarios (dictaduras, regímenes y Estados de partido único), con el objetivo de tener el control de la información y la expresión, y así mantener el poder.

En los gobiernos democráticos, también se puede producir la censura, como por ejemplo: proteger la seguridad nacional o proteger a los niños de contenidos dañinos.

La censura tiene defensores que argumentan: que es necesaria su aplicación para defender a la sociedad de ideas o contenidos dañinos, puede ayudar a mantener la estabilidad y el orden social, y proteger a los niños de contenidos inapropiados, etc.

También, están los opositores a la censura cuyos argumentos son: es una violación de la libertad de expresión, puede ser utilizado por los gobiernos para silenciar a los disidentes y consolidar su poder, puede impedir el debate público y la libre circulación de ideas.

Cuando la decisión es partidista, lo difícil es encontrar el equilibrio entre ambas posturas.

Por último, la debilidad democrática de algunos gobiernos puede influir de forma negativa en la libertad de expresión y la libertad de prensa.

Algunos de estos mecanismos por los cuales se debilita la democracia son:

  • Los gobiernos recurren a la represión y violencia para silenciar a los críticos y disidentes.
  • Los gobiernos buscan aplicar la censura y la represión para controlar los medios de comunicación y limitar la difusión de información que pueda ser crítica para el régimen.
  • Los gobiernos pueden aprobar leyes que restrinjan la libertad de expresión y la libertad de prensa (criminalizan la desinformación).
  • Los gobiernos carecen de transparencia y rendición de cuentas, lo que les permite actuar con impunidad y abusar de su poder.
  • En un gobierno débil democráticamente el Estado de Derecho se debilita y hace que las leyes no se apliquen de una manera justa e imparcial.

Los aspectos anteriores se dan en países que tienen gobiernos autoritarios, como por ejemplo: China, Rusia, Turquía, Arabia Saudita, Eritrea, Corea del Norte, Venezuela, Cuba, etc.

En conclusión, hemos vivido de forma directa la crisis de los medios de comunicación digitales en relación con el Gobierno, por lo que es significativo tener presente la importancia de defender y proteger la libertad y el pluralismo de los medios de comunicación y a la vez fortalecer la democracia para proteger los derechos fundamentales y garantizar que todos puedan expresarse libremente y acceder a una información veraz e independiente.

“Me opongo a cualquier ofensiva contra el periodismo libre, con la misma contundencia que lo hago frente al ataque a la justicia. Y niego la mayor cuando se alega para ello la buena intención de salvaguardar la democracia. Es claro que lo que se busca es lograr la impunidad y minimizar las consecuencias de casos de presunta corrupción”, (A.N.Feijóo, mayo 2024).

Related posts

Lourdes Ramos, alcaldesa de Gádor: «Hay que adaptarnos a las necesidades de la población”

Redacción

El CAAC incluirá doce artistas andaluces nacidos a partir de 1980

redaccion

#Covid19 Almería: Ascienden a tres los nuevos casos positivos y también en el número de curados

redaccion

dejar un comentario