Esradio Almería
Blog Confinados, pero no Arrinconados, por Antonio Felipe Rubio Destacados

#RadioBlog #ConfinadosPeroNoArrinconados: Epístola a los fachoesfericienses, por Antonio Felipe Rubio

#RadioBlog #ConfinadosPeroNoArrinconados: Epístola a los fachoesfericienses, por Antonio Felipe Rubio

Los cinco días de retiro valorativo, reflexivo y emotivo han sido un plazo calculado como suficiente para la catarsis diseñada: adhesiones inquebrantables; miedo insuperable a perder prebendas y sinecuras; interrupción de una descomunal baraka; y lo más protervo, la instilación de nuevas dosis de rechazo, odio y confrontación al identificar como autores de un abyecto ataque hacia la persona que ama el amado líder.

La actitud de Sánchez pretende -exige- un auto de fe de los jueces que osan aplicar la ley cuando de un cuasi dios se trata. No es razonable que su inmensa magnanimidad, capaz de otorgar el perdón con el manto de la amnistía a la peor fauna política, ahora se pudiese ver recompensado con esta inasumible afrenta hacia su familia y su egregia figura.

El amado líder exige un Te Deum de la sociedad civil; especialmente de una judicatura con indómitos escarceos de igualdad ante la ley. A ver si ahora la justicia va a ser igual para la “primera dama” que para una votante de la extrema derecha. ¡Hasta aquí hemos llegado! Por eso, es necesario movilizarse, proteger al líder de las insidias, arremeter contra los inquisidores y, si es necesario, rodear y amedrentar todo lo que sea circunnavegable (sedes, togas, medios de comunicación, periodistas, tertulias…).

Lo que iba a hacer Sánchez el lunes era más que previsible. Lo más preocupante es lo que comenzará a hacer a partir del martes.

No es tan importante lo que diga o haga Sánchez, pues como escribió en su Epístola a los Fachoesfericienses, “nunca he tenido apego al cargo”; afirmación que, por ser una constante en su discurso, es rotundamente falsa. Es el único dirigente que ha hecho lo posible, lo imposible y lo más repugnante para permanecer en el cargo. Lo importante podría llegar a partir del martes, con impensables medidas a adoptar en una democracia occidental y un Estado de derecho de cierta consolidación. Posiblemente, veremos en peligro ciertas libertades democráticas; especialmente, la libertad de expresión. No sé hasta dónde llegarán con las “ilegalizaciones” de ciertos llamados sindicatos de la extrema derecha, partidos políticos de la misma “fachosfera”, fachas de la caverna mediática, y díscolos y puñeteros jueces contrasistema del sanchismo.

Decir que “esto es un punto y aparte” significa poner punto final a lo que, hasta ahora, conocemos como Estado de derecho y democracia homologable en la Unión Europea. Europa ha condescendido más de lo deseable con un gobernante muy polarizado y escorado hacia las dictaduras bolivarianas. Sánchez acaba de parafrasear a los grandes dictadores, autócratas y populistas cuando asegura que “Demostraremos al mundo cómo se defiende a la democracia”. La democracia no necesita demostraciones de defensa por quienes se sienten incomodados por el Estado de derecho, la libertad de expresión y la justicia igualitaria e independiente. Todos los que han comenzado sus discursos con “Demostraremos al mundo”, “Sorprenderemos al mundo”, “Estremeceremos al mundo”, a todos ellos los conoce tristemente la historia… y luego se arma el lío en las Ardenas, Línea Maginot y playa de Omaha. El legado de estos dirigentes lo padecen, lloran y repudian los que escucharon estas arengas de defensa de la libertad, la democracia y la revolución. Si alguien con poder dice que va a demostrar al mundo cómo se defiende la democracia, enseguida, apártate, huye o haz lo posible para que deje ser un peligro para la democracia. Las consecuencias pueden ser muy, muy lamentables.

Related posts

Los mejores equipos de España pasarán por el V Torneo Nacional de Baloncesto U13 ‘Ciudad de Vera’

Víctor Arrufat

Juan Marín afirma que Andalucía debe aspirar a ser referencia mundial del turismo sostenible

Icíar Carballo

El Ejido ya disfruta de su nuevo Parque Municipal de Santa María del Águila

Víctor Arrufat

dejar un comentario