Esradio Almería
Destacados Radioblog

VÍDEO BLOG #Miedodequé?: Las mujeres que robaban renos, las que echan de comerá a los gatos, el ‘Mono Burgos’ y Lamin Yamal

VÍDEO BLOG #Miedodequé Las mujeres

VÍDEO BLOG #Miedodequé?: Las mujeres que robaban renos, las que echan de comerá a los gatos, el ‘Mono Burgos’ y Lamin Yamal, por Víctor J. Hernández Bru.

Recuerdo como si fuera ayer cuando mi queridísimo Paco Amizián, siendo concejal de muchas cosas en el Ayuntamiento de Almería y formando parte de ese triunvirato de manos derechas del gobierno de Luis Rogelio, una Navidad se quejó públicamente de que había “mujeres que estaban robando los renos de decoración de las rotondas”. Lo dijo así, tal y como lo había percibido, tal y como lo sentía, tal y como sabía que estaba sucediendo.

Por aquel entonces, la filosofía de vida del complejo, de lo políticamente correcto, de la ‘gilipolluá colectiva’ y del ‘maricomplejinismo’ todavía no estaba tan implantada, pero ya por aquel entonces a mi querido Paco le cayeron de todos los colores por parte del esa estructura de la sociedad civil almeriense, que es, en realidad, la carcoma y la parasitación de colectivos por parte de la izquierda, disfrazados de feminismo, de igualdad, de fraternidad, de libertad y de, repito, ‘gilipollua’. La realidad es que las que estaban chorizando renos eran mujeres y eso no se podía decir así, tal cual; como cuando el que viola es inmigrante, por poner un ejemplo.

Esta semana, esa pequeña parte del almeriensismo que tanto ruido hace para lo pequeña que es, se ha quejado de que la celebración de las ‘Fallas Almerienses’ hacían sufrir, por el ruido, a los perros y gatos de Almería. Enfrascado en el debate, otro colega y hermano de la casa, José Fernández, afirmaba que hay mujeres que echan de comer a los gatos de la colonia de gatos junto al Club de Mar, sin darse cuenta de la pestucia y la insalubridad que ese estercolero produce ahí, mientras que luego si se quejan de los malos olores de la desembocadura de la Rambla. Es olfato selectivo pero, lo gordo es que José volvía, años después, a caer en la misma intolerable muestra de ‘provocación’ y desbocado ‘fascismo’ de Amizián, nótese la ironía por favor: de nuevo hablaba de “mujeres” para referiré a “mujeres”, cuando bien podría haber sustituido el término por “personas”, “seres humanos”, “bípedos” o descendientes de “Abderramán III”.

Todo esto ha sucedido en la misma semana en la que hemos sido testigos de la que seguramente es la más evidente, patente y exagerada muestra de cómo lo políticamente correcto nos ha convertido en una sociedad de menguados e imbéciles. El ex futbolista Germán ‘Mono’ Burgos hacía, en la previa del partido de Champions entre París y Barcelona, un comentario a propósito de que el joven y descomunal talento azulgrana, Lamine Yamal, que se retiraba del campo haciendo malabarismos y arabescos con un balón, si no tenía suerte en el fútbol, podría ganarse la vida en un semáforo.

En ese momento me encontraba yo ante la pantalla y creo recordar que, sin que aquello fuera excesivamente gracioso, sí que tracé un gesto de aprobación, haciendo pendular mi cabeza de arriba abajo. En el plató, todos los presentes, incluida la presentadora enchufada por ser hija de quien es, Susana Guash, se descojonaron. Tampoco era para tanto.

Lo que me dejó petrificado es que, después del partido, sin que se volviera a hablar del tema, el encargado de las entrevistas en zona mixta advirtiera que no se iba a hacer ninguna porque los dos clubes habían declarado un veto a la cadena, Movistar Plus, por dicho comentario; que pedía disculpas el tío, que nada tenía que ver en el asunto, y solicitaba que en el estudio también se disculpasen.

Dicho y hecho: en el estudio, la mencionada usuaria de la corriente a 220 voltios también se disculpaba y conminaba al protagonista del comentario a hacerlo. El ‘Mono’, tipo curtido en mil batallas, procedente de una humilde familia argentina que se ha ganado la vida destrozándose las rodillas incluyendo en campos de barro, se comía el sapo disculpándose con la misma convicción con la que Pedro I El Falso-Pedro Chapote defiende la democracia.

Al día siguiente, sabíamos que Germán Burgos había sido despedido de Movistar Plus y yo no recuerdo un ejemplo más palmario de la sociedad de tarados y ‘apollardaos’ en la que los políticos de la izquierda y su filosofía de lo correcto nos han convertido.

Related posts

Cazorla afirma que los feriantes almerienses trabajarán este verano tras la iniciativa de Cs incluida en el acuerdo presupuestario de 2021

redaccion

Roquetas de Mar se prepara para acoger este viernes la gran fiesta del comercio local

Víctor Arrufat

El PP de Almería transmite satisfacción y consolidación en su Junta Directiva

Víctor Arrufat

dejar un comentario