Esradio Almería
Destacados Radioblog

VÍDEO BLOG #Miedodequé?: La sentencia que esgrimió aquí Juan Fernández y que demuestra justamente que no se paga distinto a hombres y mujeres por el mismo trabajo

VÍDEO BLOG #Miedodequé La sentencia

VÍDEO BLOG #Miedodequé?: La sentencia que esgrimió aquí Juan Fernández y que demuestra justamente que no se paga distinto a hombres y mujeres por el mismo trabajo, por Víctor J. Hernández Bru.

Llevo años pidiendo, diría rogando, que alguien me muestre un solo caso de una empresa española actual que pague una cantidad diferente de dinero a hombres y mujeres por el mismo trabajo, con la misma antigüedad y la misma titulación, que son tres criterios que la ley contempla como diferenciadores a la hora de fijar los salarios.

No existe y, de hecho, la mayor prueba de que no existe ni una sola empresa que lleve a cabo esas prácticas, que además de ilegales serían ridículas, porque los empresarios lo que buscan es la productividad de sus empleados independientemente de su sexo, es que nadie ha sido capaz de mostrarme ni un solo caso.

Por aquí estuvo viniendo, durante años, uno de los responsables de CCOO en Almería, José Carlos Tejada, que además de batir varios récords de trolas por minuto y dejar testimonio de su calidad humana con la frase “yo no te voy a dar la razón en eso aunque la lleves, porque yo soy progresista”, prometió en repetidas ocasiones traer alguno de los, según él, muchos ejemplos de empresas que pagaban distinto a hombres y mujeres por el mismo trabajo. Yo me quedé, Tejada de dejó de venir y nunca tuvimos testimonio de ni un solo de esos muchos ejemplos que prometía.

Han pasado unos diez días desde que otro dirigente sindical, amigo y colaborador de la casa, el presidente de CSIF en Almería, Juan Fernández Cabezas, se comprometió aquí a enviarme la sentencia que condenaba a una empresa (aseguraba que tenía más ejemplos, pero que me iba a enviar sólo ése) que había sido condenada por pagar más a hombres que a mujeres por el mismo trabajo, teniendo la misma antigüedad en la empresa y la misma titulación.

Efectivamente, mi queridísimo Juan me envió la sentencia, que es de 19 de noviembre de 2018, en el Juzgado de lo Social número 1 de Almería, firmada por el titular del mismo, Diego Zafra Mata. La sentencia consta de 22 páginas, en un lenguaje jurídico que, como es costumbre en ese ámbito, a veces parece más pensado para que no se entienda que para que sí. Pero quien me conoce sabe que pocas cosas me asustan, pero desde luego que el trabajo no es una de ellas: la leí detenidamente y varias veces.

Mi lectura sosegada y comprensiva, pero estoy seguro de que cualquier tipo de lectura de tal sentencia, deja bien a las claras que en la referida empresa jamás se ha pagado diferente a empleados por el mismo trabajo, la misma titulación e idéntica antigüedad. Muy al contrario, la sentencia lo que refleja es un error a la hora de elaborar el convenio, puesto que en éste se equiparan los desempeños profesionales de ‘mozo de almacén’ y ‘envasador’, labores absolutamente diferentes, que se parecen entre sí como un huevo y una castaña, pero que al ser considerados por convenio como el mismo, deberían tener la misma retribución y no la tenían.

Cualquiera que haya pasado alguna vez por la puerta de una comercializadora sabe bien que un mozo de almacén realiza labores de carga y descarga de envases y palés desde los camiones, el remontaje de palés (labor que requiere unas exigentes condiciones físicas) y, en general, carga y descarga; mientras que el envasador (conocido como ‘envasadoras’ porque la mayoría son mujeres) se dedican a clasificar los frutos en una línea de confección.

La inmensa mayoría de los mozos son hombres, sin duda debido a las características físicas que requiere el puesto. Yo sólo he conocido, en 17 años de vinculación profesional con el sector, a una ‘mozo’ de almacén; mientras que la gran mayoría de envasadores son mujeres, aunque en este caso conozco a algunos hombres que desempeñan tal labor. La elección la hacen los propios trabajadores: los hombres prefieren el perfil de mozo y las mujeres el de envasadora.

Yo a Juan Fernández Cabezas, por quien repito que tengo mucho cariño, lo tengo por un tipo riguroso, aunque teñido de esa visión que el sindicalismo ofrece de la realidad, que necesita de problemas para poder seguir siendo útil. Estoy convencido de que Juan no había leído bien la sentencia, cuando ha tratado de presentarla como demostración de diferente pago a hombres y mujeres por el mismo trabajo. La otra opción es que me la haya querido colar, pero no la contemplo, insisto, porque lo considero un tipo riguroso y porque sabe muy bien que en esta portería no entran estos goles.

Mientras tanto, sigo esperando que quienes insisten en dibujar una realidad que no existe, me traigan pruebas de su existencia. Y poco a poco me voy haciendo viejo… sin ver ni una.

Related posts

#Covid19 Almería: La provincia sigue con baja tendencia y se registran 50 positivos

redaccion

La Tapa Solidaria logra un éxito de recaudación en beneficio de la Asociación ‘A Toda Vela’

Víctor Arrufat

VÍDEO BLOG #MIEDODEQUÉ?: Lo de que hay que dimitir cuando te imputan ha dejado de estar vigente

Victor Hernández Bru

dejar un comentario