Esradio Almería
Actualidad Destacados Radioblog

VÍDEO BLOG #Miedodequé?: El mayor enemigo de El Assy es El Assy… aunque él no lo sepa, por Víctor J. Hernández Bru.

VÍDEO BLOG #Miedodequé El mayor enemigo

VÍDEO BLOG #Miedodequé?: El mayor enemigo de El Assy es El Assy… aunque él no lo sepa, por Víctor J. Hernández Bru.

Han pasado unos días desde la comparecencia de Mohamed El Assy el pasado viernes ante los medios de comunicación, después de aproximadamente cuatro meses de silencio y huida mediática. Desde ese día, también han pasado varias cosas, como por ejemplo la derrota en Valencia que ha desmontado dos de las muchas milongas, de las muchas trolas que nos quiso colar sin éxito, porque ya no engaña a nadie, el CEO de la UDA.

El juego del equipo demostró que los resultados hasta ahora, 6 puntos de 69 posibles, que da hasta vergüenza decirlo, no se deben a la mala suerte sino al desastre de gestión del club; y las palabras de Garitano tras el choque, afirmando que no tiene una defensa ni una delantera de Primera, dejan claro que no, que ésta no es la mejor plantilla de la historia del club. Vamos, de hecho no es mejor que la del pasado año, habiendo sustituido a Babic y Ely por Chumi y César Montes en el once, a Samu Costa y a De la Hoz por Lopy y Baba; a El Bilal por Koné; y ni siquiera es mejor que la de hace dos años en Segunda, con Sadiq incluido.

Pero vamos, que la rueda de prensa del Assy, el viernes, tampoco sorprendió a nadie. Fue, exactamente, la que se podía esperar de alguien que carece del más mínimo sentido de la autocrítica, que ha llegado a España convencido de ser superior a todos los que ha encontrado a su paso e incluso superior a la ley, a la Constitución, a la libertad de expresión y al derecho a la información; alguien que sin ningún conocimiento futbolístico, con un currículo que se resumía en ser agente de jugadores y dirigir la estructura juvenil del Pyramids egipcio, se autoproclamó director deportivo del club y da lecciones de este deporte como si fuera Cruyff o Di Stefano; alguien capaz de vetar a un periodista en un estadio, de plantar al presidente de la Junta de Andalucía en una celebración, alguien sobre el que nadie sabe pero todo el mundo intuye por qué no se puede uno reunir con él por las mañanas y por qué está ilocalizable hasta mediodía, alguien que se hace acompañar por quien se hace acompañar y al que Alvise Pérez afirma haber pillado infraganti y con nocturnidad en un chalé de Roquetas junto a un político influyente en la región y un empresario, en compañía de señoritas de ‘ídem’.

Ese tipo, ese niño de papá a quien su millonario progenitor mandó a estudiar a Londres y que piensa que ello le da derecho a tratar como un guiñapo a todo el que le rodea y al que no le rodea, dijo el otro día en la rueda de prensa, porque no puede pasar sin hablar de mí, porque me ha aludido en todas sus últimas diez comparecencias públicas, que yo no soy profesional, con lo cual también se debe creer con conocimiento periodístico para juzgar a un licenciado en Periodismo, doctor, con tres másteres, uno en comunicación social, y 27 años de experiencia tocando todas las ramas de la actividad periodística.

Ése es el punto de relación de Mohamed El Assy con la realidad y con el ridículo, hasta ese punto es capaz de degradar El Assy su propia imagen, negando lo de Alvise pero afirmando que el periodista digital se confundió de matrículas y de chale, es decir, afirmándolo; mintiendo descaradamente sobre la responsabilidad en los fichajes, ya que él mismo había dicho anteriormente que él es el director deportivo y todos los entrenadores han confirmado que quien ficha es él, junto a su colega en el ‘Comando Fontaneiro’; ridiculizando a los almerienses al afirmar que hasta que él llegó nadie conocía Almería, por cierto, la huerta de Europa, el único lugar junto a la Muralla China que se distingue desde el espacio exterior, donde El Assy parece tener su cabeza; y a la anterior propiedad, afirmando que hasta su llegada no había ni oficinas ni estadio; que afirma, para cachondeo generalizado, que nadie sigue al medio de comunicación líder del deporte almeriense ni a la emisora que más ha crecido en los últimos cinco años.

El Assy no tuvo nada que decir sobre los 6 puntos de 69, sobre la ubicación del equipo como peor equipo ya de la historia de Primera y el peor de la Europa profesional, sobre las obras del Estadio que iban a empezar y no han empezado, las de la Ciudad Deportiva de las que ni siquiera el Ayuntamiento que tiene que dar el permiso sabe nada, sobre las furgonetas cargadas de señoritas que llegan desde Marruecos vía Málaga, sobre las subidas de precios de los abonos para ver el fútbol 40 metros más lejos desde los fondos, sobre por qué su jefe a su jefe le ha vendido la Junta de Andalucía unos terrenos con muchísima más extensión en El Toyo que la que es necesaria para hacer una ciudad deportiva y sobre qué es lo que van a hacer con el terreno sobrante.

De todo eso no tuvo nada que decir, el hombre que nos da lecciones a todos sobre todo, que dice haber recibido ofertas de trabajo por doquier en España, pero al que sólo se le conocen dos gestiones: la puesta en marcha de una discoteca arruinada y cerrada tras cinco meses; y un club que no pudo subir hasta el tercer intento pese a tener el máximo presupuesto en Segunda, que salvó en el último partido gracias a un penalti y un gol marcado en otro campo y que, con 52 millones de euros invertidos, ahora tiene colocado en la cola no de la tabla, sino de Europa y de la historia de España. Gracias, Moha, por tus lecciones. Verdaderamente eres estupendo. No cabe duda de que, aunque este tipo cree que su peor enemigo en Almería soy yo, el peor enemigo de El Assy es el propio El Assy.  

Related posts

El Centro de Participación Activa de Berja celebra esta semana sus 38 años de existencia

El proyecto de formación para mujeres impulsado por la Diputación de Almería y ALMUR tiene una gran acogida

redaccion

El Programa Estable de Teatro Aficionado, apoyado por el Ayuntamiento de Almería, acogerá la obra ‘¡Quedan Detenidos!’

Víctor Arrufat

dejar un comentario