Esradio Almería
Destacados Radioblog

VÍDEO BLOG #Miedodequé?: La odisea de tener una empresa en España frente a la exacerbación de las políticas sociales

VÍDEO BLOG #Miedodequé?: La odisea de tener

VÍDEO BLOG #Miedodequé?: La odisea de tener una empresa en España frente a la exacerbación de las políticas sociales, por Víctor J. Hernández Bru.

La reflexión me la suscitó el otro día, en Interalmería, mi amigo y bloguero y tertuliano de esRadio Almería, Antonio Felipe Rubio, a propósito de cómo los políticos sacan pecho por la inversión de nuestro dinero en políticas sociales. Decía Antonio, y yo lo comparto absolutamente, que la exacerbación de las políticas sociales supone el fracaso de un país, por la sencilla razón de que se tapa con recursos públicos la ineficacia para conseguir que la máxima cantidad de gente sea capaz de conseguir su propio sustento.

Las políticas sociales son necesarias, qué duda cabe, puesto que son la herramienta de un estado para garantizar el bienestar de quienes, por las razones que sea, no pueden conseguir por sí mismos. Sin embargo, en España, por la vía del socialismo y el comunismo incrustado hasta en las más profundas vísceras del Estado, se ha conseguido que la política social sea un objetivo de una gran masa de ciudadanos, muchos de ellos con perfecta capacidad de procurarse su sustento.

Y todo esto no es casualidad, sino que es consecuencia de uno de los pilares básicos de la ideología de izquierdas: el de procurar que la mayor cantidad de ciudadanos de un país sienta la necesidad de ser ayudado por el Estado, que es la mejor forma de mantenerlos cautivos.

Es por eso que, para la izquierda, el mayor enemigo y es el principal generador de valor, de riqueza y de empleo, que es la empresa, la empresa privada. Para ellos, la empresa es el demonio y hay que procurar todo tipo de malévolas estrategias para arruinarla, desde normas que hacen prácticamente imposible la supervivencia de la mayoría hasta impuestos y exacerbados costes de todo tipo, que la convierten en el principal sustento económico de los resortes estatales, el yacimiento dinerario con el que soportar el inasumible gasto de mantener a cuanta más gente mejor.

Hoy en día, más que nunca, mantener las puertas de una empresa abiertas, generar empleo, originar valor para sostener las arcas del Estado son tareas casi utópicas, porque éste se ha encargado de que lo sean y porque el hecho de que la empresa se empeñe en mantener el empleo del país es algo que al gobierno social comunista no le interesa, puesto que su principal objetivo es que exista la mayor cantidad de parados posibles, para así poder ayudarlos.

Y una vez que se consigue ese objetivo, entonces es cuando se saca pecho del gran incremento de las políticas sociales, de la ayuda a todo el que no puede subsistir por sí mismo, por la sencilla razón de que el propio gobierno impide que las empresas puedan emplearlo, dadas las leoninas condiciones a las que el ejecutivo les obliga para mantener un puesto de trabajo.

Hoy en día, paradójica e increíblemente, para muchos ciudadanos es más rentable estar parado y percibir los correspondientes subsidios que trabajar; y para muchas empresas es imposible asumir el sueldo mínimo que el gobierno se ha inventado. Realmente, ¿alguien puede creer sensatamente que un país puede sostenerse con estas disparatadas condiciones?

Related posts

Pedir con el móvil desde la mesa, la nueva demanda de los consumidores para digitalizar la hostelería

redaccion

Las líneas L2, L3, L4 y L18 del servicio de transporte urbano estrenan hoy la nueva parada 21-Materno Infantil en Torrecárdenas

Redacción

Guillermo Casquet: «La tercera ola de contagios era de esperar después de las Navidades»

Icíar Carballo

dejar un comentario