Esradio Almería
Destacados Radioblog

VÍDEO BLOG #Miedodequé?: A la farsa del feminazismo le va quedando poco… aunque hora falta convencer a los políticos

VÍDEO BLOG #Miedodequé A la farsa del feminazismo

VÍDEO BLOG #Miedodequé?: A la farsa del feminazismo le va quedando poco… aunque hora falta convencer a los políticos, por Víctor J. Hernández Bru.

No lo digo yo, lo dicen cada día más mujeres: el cuento éste del feminismo, el feminazismo, el 8-M, el 25-N y la demás mandanga está tocando a su fin. El otro día leía a mi amiga Maite, en redes, afirmar que hay que ir hacia una igualdad real y no a un país en el que se criminalice al hombre por serlo; y lo ha rematado Rossy Del Palma, no sé, creo yo que poco sospechosa de fascista, machista y partidaria de Vox, que ha asegurado que a las mujeres ya no les quedan cosas que reclamar, que ya está todo conseguido. “A las mujeres ya no nos queda nada por pedir, ahora hay que mirarse dentro”, ha afirmado la actriz.

Esto ya hace tiempo que ha dejado de ser una cosa de mujeres y ha pasado a ser un tema político. Pero hace mucho tiempo. Lo que pasa es que la izquierda, siempre mucho más lista y más mala que la derecha, ha conseguido estirar el chicle hasta que casi nadie ha caído en la cuenta.

Pero la recta final de la farsa, de la manipulación, del cuento chino ya ha comenzado. Porque por mucho que la izquierda siga viendo en esto un argumento electoral y la derecha popular se acojone cada vez que se pone el tema encima de la mesa, la respuesta está en la calle.

El viernes, las manifestaciones del feminazismo fueron, tal y como contamos en wwwesradioalmeria.com, fueron un severo fiasco, partidas en dos y con apenas 300 personas en la que discurrió por la Rambla de Almería, cortando, eso sí, el tráfico de prácticamente toda la ciudad para que apenas tres centenares de políticos, activistas y gente implicada en esto por intereses personales pudieran pasearse coreando simplezas y perogrulladas.

Todo el mundo está en contra de la violencia contra la mujer. El problema es que hay gente que quiere focalizar en ella la lucha contra cualquier tipo de violencia, provocando situaciones tan miserables y repugnantes como el que Eugenio tenga que ver las calles ahora llenas de gente que convierte la violencia de género exclusivamente en violencia contra la mujer, cuando él ha sido víctima de esa misma violencia de género, pero en su caso contra el hombre, en forma de asesinato de su hija, la pobre Olivia, por parte de su ex mujer.

En Madrid, la ‘manifa’ también se partió en dos: una convocada por los que están viviendo o aspiran a vivir del maná de la ministra cajera y la otra en la que se pedía la dimisión de ésta. Entre ambas, ni para llenar un pabellón de tamaño pequeño.

¿Y el resto de la sociedad? ¿Y el resto de los almerienses o de los madrileños? Estoy convencido de que el resto van convenciéndose, poco a poco, de que esto es una farsa; que las leyes feminazis no sólo no han servido para reducir el número de víctimas, sino que ha supuesto que se aumenten; y que en una democracia no es tolerable que una persona, sea hombre o mujer, se vea privado de su derecho fundamental a la presunción de inocencia.

Ahora toca convencer a los más difíciles, a los políticos que no pertenecen a esa patulea infecta de la izquierda que ha organizado todo esto y que, como en otros muchos casos, como el de la ley del ‘sólo sí es sí’, ha pervertido la ley y la Constitución con el populismo en mano para ganar votos.

El Partido Popular ha sido y sigue siendo víctima de este asalto a los derechos y libertades, en ocasiones con su omisión y otras, como en este caso, con su acción, con campañas publicitarias vergonzosas como las que han llamado a la participación en la celebración de actos como los del viernes, a los que la ciudadanía ha respondido con su indiferencia, gastándose grandes cantidades de dinero público centradas en un solo tipo de violencia de género, la del hombre contra la mujer, ignorando hechos tan graves como el asesinato de Olivia y dejando en la cuneta a todos los hombres que sufren violencia de género; y con pancartas miserables en las que, rodeado por podemitas y sindicalistas de extrema izquierda, se habla de violencia machista para celebrar el día contra la violencia de género, pervirtiendo un año más ese día que, por cierto, ya nació pervertido.

Una lástima que Vox no sea una alternativa, porque ni tiene estructura de partido, ni capacidad de gestión y además se pierde en posiciones absurdas, porque de lo contrario el PP, como le ha ocurrido en algún momento más o menos reciente, correría el peligro de perder su base electoral por el mero hecho de no defender el estado constitucional del 78, en el que todos somos iguales ante la Ley y es la Ley la que sirve para defender a todos por igual, sin necesidad de tribunales especiales como en la Inquisición o en la Guerra Civil ni legislaciones troceadas para agradar a nichos de votantes.

Related posts

Paco Gómiz te aconseja hacer trabajo personal y pensar en ti con el patrocinio de Peugeot Almería

redaccion

La Junta de Andalucía premiará el teletrabajo en los contratos indefenidos

El Ayuntamiento de Huércal-Overa impulsa la campaña de Comercio “La Vuelta al Cole”

redaccion

dejar un comentario