Esradio Almería
Destacados Radioblog

VÍDEO BLOG #Miedodequé?: Ireno, Toscano, el Coletavirus, Botella y una derecha cada día más acobardada y una izquierda cada día más subida de tono

VÍDEO BLOG #Miedodequé Ireno

VÍDEO BLOG #Miedodequé?: Ireno, Toscano, el Coletavirus, Botella y una derecha cada día más acobardada y una izquierda cada día más subida de tono, por Víctor J. Hernández Bru.

Se ha enfadado Ireno Montero y ha montado el circo la ‘giliprogresía’, porque la diputada de Vox, Carla Toscano, le ha dicho a la ministra de Igualdad que su puesto en el gobierno obedece únicamente a un mérito: el del haber estudiado en profundidad a Pablo Iglesias; vamos, al Coletavirus. Y se lo ha dicho porque la copropietaria de la villa de Galapagar había tenido antes la desfachatez de afirmar que los jueces no están suficientemente formados.

Hemos llegado a esto. En este país, a base de callarnos, de aguantar, de soportar que cualquier deposición de la izquierda sea un bombón y todo acto de la derecha sea sospechoso de estar incluido en la trama para el asesinato de Manolete sobre el albero de Linares, hemos conseguido de que decir una verdad como un templo, una verdad incuestionable, un relato absolutamente incontrovertible de la realidad, suponga no sólo un espectáculo grandilocuente de plañideras sino una campaña de persecución contra quien presenta la osadía de decir la verdad.

¿O acaso alguien cuestiona que el único mérito de Ireno Montera no sea ya el profundo conocimiento de Pablo Iglesias, sino su propia relación sentimental? ¿Tiene alguien entre su documentación algún otro mérito que se le conozca a la ministra de Igualdad? Y digo más, ¿alguien duda de que, si no hubiera sido la pareja de Pablo Iglesias, doño Ireno jamás habría llegado a ser nada siquiera parecido a ministra?

Pues ojo, que la cosa no queda ahí: en esa misma sesión parlamentaria, la respuesta de Montera fue calificar esa descripción exhaustiva de la realidad como “violencia verbal” y volver a definir a Vox como grupo de “fascistas”. Es decir, que si no lo he entendido mal, decir la verdad es violencia verbal y exhibir el analfabetismo que caracteriza a una persona, acusando de fascista a todo el que no piensa como uno y demostrando que se ignora lo que significa y lo que fue el terrible fascismo, es como invitar a los amigos a merendar a casa.

Y como consecuencia de esa nueva acusación de fascismo, ni un solo reproche para con la ministra cajera. Porque claro, hemos normalizado que la izquierda pueda insultar, descalificar, mentir o manipular la historia sin ningún pudor y sin que a nadie le parezca ya siquiera extraño, siquiera denunciable, siquiera comentable.

Cuando el artífice del ministerio de la señora Montera, el tal Pablo Iglesias, dijo exactamente lo mismo sobre Ana Botella, político cuyo currículo comparado con el de doño Ireno se asemejaría al de Aristóteles, la única diferencia era que Iglesias es de izquierdas y Botella de derechas.

Y así seguimos, en este país, con la izquierda cada día más envalentonada y la derecha cada día más acobardada. ¿A nadie le recuerda esto a algún pasaje anterior y reciente de nuestra historia?

Related posts

Indanza y el conservatorio Kina Jiménez conmemoran de manera virtual el Día Internacional de la Danza

redaccion

Fernández-Pacheco pide al gobierno que libere los ahorros de los ayuntamientos y ofrezaca un plan de ayudas

redaccion

Grupo Agroponiente refuerza su equipo directivo con el objetivo de potenciar su plan estratégico

redaccion

dejar un comentario