Esradio Almería
Destacados Radioblog sin categoria

VÍDEO BLOG #Miedodequé?: La verdad, la mentira y el precio que las cosas tienen para Mohammed El Assy (vamos a contar verdades)

VÍDEO BLOG #Miedodequé La verdad

VÍDEO BLOG #Miedodequé?: La verdad, la mentira y el precio que las cosas tienen para Mohammed El Assy (vamos a contar verdades), por Víctor J. Hernández Bru.

Sin nombrarme, el domingo, el CEO de la UD Almería me dedicó parte del artículo en el que mi compañero de Diario de Almería, Paco Gregorio, plasmó una entrevista. Contó, El Assy, algunas verdades y algunas mentiras. Y volvió a dejar la impronta de ese carácter que, por lo que sea, puesto que yo no lo conozco tanto como para cifrar la causa, le hace pensar que él está autorizado para todo, como por ejemplo llamar racista a quien apenas conoce y sin poner por delante ni una sola prueba de racismo.

Lo primero y para impedir que se me olvide, mi enhorabuena y gratitud a Paco Gregorio: como es costumbre en él, profesional, riguroso y respetuoso. Contó mi compañero que a él no le iba nada en esta historia y que sólo plasmó estas declaraciones de El Assy ante su insistencia, negándose además a publicar mi nombre (tampoco me hubiera importado), a pesar de que el CEO de la UDA se lo requirió.

Más o menos estoy de acuerdo con el relato de los hechos de El Assy a propósito de lo sucedido en el Estadio, el día en que me expulsó del mismo. Reconoce el CEO de la UDA que me llamó racista sin ni siquiera saludarme y que luego yo me enfadé. Mi enfado no fue con él, eso no lo dice, ya que me limité a responderle con desprecio. Me enfadé porque el jefe de Seguridad del Estadio, el señor Garrido, me trató de forma que yo no merecía y me expulsó sin motivo alguno, impidiéndome realizar mi labor.

En lo que miente El Assy es en los motivos de su enfado conmigo, los que le llevaron a acusarme de algo que ni soy ni seré nunca. Todo el que me conoce sabe que no sólo llevo muchos años luchando contra el racismo, sino que es una postura que no tolero, que no respeto. Si El Assy necesitara ayuda porque es fruto de alguna injusticia por ser de una raza diferente a la mía, a pesar de los pesares, a pesar de su miserable trato hacia mí, aquí me tendría, a su disposición para defenderle de posturas racistas; como antes lo he hecho con muchos amigos, no creo que sea menester citarlos.

Pero El Assy peca de algo muy común por desgracia: confundir el racismo con la crítica hacia un dirigente, que en este caso es de una raza diferente a la mía. Antes que él, por la UDA pasó Alfonso García, una persona de la misma raza que yo, con quien estuve cinco años sin hablar y vetado porque tampoco toleraba el análisis y la labor de los periodistas críticos como yo. Preferiría que nunca tuviera que defender a El Assy de racismo, pero repito que, si se diera el caso, no dudaría ni un segundo en hacerlo. El racismo y yo no somos compatibles y tampoco soy de los que se quedan mirando ante una injusticia.

Y luego miente el CEO rojiblanco al explicar el motivo de nuestras diferencias. Y ya que estamos, voy a contar hasta donde puedo. A principios de año, a mi conocimiento llega una historia que, en contra de lo que dice El Assy, no afecta a la pareja de un jugador de la UDA, sino directamente al jugador.

Como es mi obligación, yo la pongo en conocimiento del club, que ante la gravedad de los hechos (que yo no tengo contrastados al cien por cien y por eso no publico), reacciona rápidamente mandándome a varios emisarios que me piden que no publique los hechos hasta no departir con el propio El Assy. Ello se produce en una cena en el Restaurante Valentín, con el propio CEO y dos abogados a su servicio. Durante esa cena, El Assy me llega a decir “pídeme lo que quieras”, a lo que yo respondo, a uno de los abogados que ejercía de traductor: “por favor, dile que ése no es el camino, que si me pretende comprar la información, acabaremos mal y me iré. Yo no estoy en venta”. El Assy reaccionó rápidamente, ésa es la verdad, pidió excusas y afirmó que no se había explicado bien.

El resultado de esa cena fue que la noticia no saldría a la luz hasta final de temporada. No sé si hice bien o mal, puesto que en parte dejé de cumplir con mi obligación, pero lo cierto es que aún no estaba lo suficientemente contrastada por mi parte y, además, de esa manera tenía margen para trabajarla y no perjudicar la trayectoria deportiva del club, de mi club, del club de mi ciudad. Insisto, no puedo decir que fuera una decisión impecable por mi parte y en parte estoy arrepentido de ella. Eso sí, los dos abogados presentes podrán corroborar que fue una decisión absolutamente personal y a cambio absolutamente de nada. De hecho, desde entonces y hasta ahora, seis meses, las empresas en las que trabajo no han recibido de la UDA absolutamente nada, por la sencilla razón de que nada hemos pedido.

Eso sí, al final de la liga, ante el trato absolutamente humillante del jefe de prensa de la UDA, algo que ya se ha producido en infinidad de ocasiones para con este medio sin que yo sepa en realidad por qué, exigí hablar con el CEO de la UDA, pero no para pedir un palco ni nada por el estilo. De hecho, gracias a un patrocinador de esta casa, hacía semanas que habíamos comunicado nuestra intención de comprar uno para la temporada que viene, lo cual agradó sobremanera a El Assy, que casi me parte en abrazos el día de la presentación del Power Horse Stadium, delante de autoridades, periodistas y al menos un centenar de personas.

Ese día, ignorando yo qué información le trasladaron al señor El Assy, el CEO de la UDA ya me llamó racista en un mensaje de móvil, ya desde el inicio de esta absurda campaña sin poder aportar ni un solo ejemplo de comportamiento racista por mi parte; repetiré en este punto que me repugna el racismo.

Yo no sé si Mohammed El Assy es o no buena persona; no sé si es o no buen gestor; no sé si con él la UDA se convertirá en un grande de España y de Europa. Yo sólo sé que se trata de un señor con muy poco respeto por las personas y por la verdad. Es por ello que a mí ni me interesa él ni me interesa su dinero. Seguramente, esto no sea fácil de digerir para quien piensa que todo tiene un precio.

Related posts

Diputación y Obispado recuperan el patrimonio histórico–cultural de Adra y Costacabana

Redacción

VÍDEO BLOG #MIEDODEQUÉ?: «El papelón socialista ante los pactos de su líder»

Victor Hernández Bru

El Pabellón Municipal de Deportes de Berja ampliará sus instalaciones el próximo año

Víctor Arrufat

dejar un comentario