Esradio Almería
  • Home
  • Destacados
  • VÍDEO BLOG #Miedodequé?: PSOE y PSOE de Almería: sordos y ciegos ante la realidad y con el rostro como los pilares del centro de salud de Cruz de Caravaca, por Víctor J. Hernández Bru.
Destacados Radioblog

VÍDEO BLOG #Miedodequé?: PSOE y PSOE de Almería: sordos y ciegos ante la realidad y con el rostro como los pilares del centro de salud de Cruz de Caravaca, por Víctor J. Hernández Bru.

VÍDEO BLOG #Miedodequé PSOE y PSOE de Almería

VÍDEO BLOG #Miedodequé?: PSOE y PSOE de Almería: sordos y ciegos ante la realidad y con el rostro como los pilares del centro de salud de Cruz de Caravaca, por Víctor J. Hernández Bru.

Sé que es cansino, que es repetitivo, pero de momento me sigo manteniendo fiel a la idea de que, ante la constante manipulación, tergiversación, factoría de trolas e invenciones e incansable pasión por el engaño de la izquierda española y almeriense, he de seguir firme desmontando las patrañas que, un día sí y otro también, se empeñan en colarnos y, lo que es peor, terminan llegando y calando en parte de la ciudadanía.

Recordará, el impenitente oyente/lector de esta emisora, que hace unos meses, el PSOE de Andalucía, y de su mano todos los acolitillos provinciales que se afanan en repetir el discurso oficial llegado desde Sevilla, puso en marcha el gramófono de la manipulación con la cantinela de que los centros de salud estaban cerrados. Al primero de los mentirosos socialistas de Almería, su líder, José Luis Sánchez Teruel, ya lo tuve que poner en ridículo un día en su propia sede, como también a esa otra señora que ahora va de tertuliana y que se está forrando de senadora a cambio de no dar la lata en Andalucía, Susana Díaz, proponiéndoles ir a un centro de salud para ver si estaba abierto o cerrado; el que ellos quisieran. Obviamente, ninguno quiso.

Hace dos semanas, el entramado propagandístico socialista dio una segunda vuelta de tuerca, pidiendo ahora la presencialidad, con un gran cartelón impreso en pantalla digital en la sala de prensa de ese antro de la mentira que es su sede de Pablo Iglesias (nunca mejor dicho). También en aquella ocasión, les instamos a visitar cualquier centro de salud, para comprobar ‘in situ’ si se atendía o no presencialmente. La respuesta fue la misma que en la primera instancia.

Este lunes, Noemí Cruz, una señora que aún no ha explicado de qué vive, qué sabe hacer y, sobre todo, qué aporta a cambio del pastizal que se levanta cada mes como parlamentaria, vino a quejarse de que es difícil conseguir una cita presencial a través del teléfono. Y para ello, montó otro de los cada día más habituales teatrillos, a la puerta del centro de salud de Cruz de Caravaca.

Mi compañero Saracho, por tercera vez, le instó a que pasara con él a ver si se podía conseguir cita telefónica, pero ella respondió que no y que, a día 11 de octubre, estaba llamando y le daban cita para el día 22. ¡Once días después! Hombre, no diré yo que doña Noemí, por no haber hecho en su vida, no haya sido capaz ni de pedir una cita hasta ahora, pero lo que es evidente es que, de lo contrario, se habría percatado del os datos que ya se pueden leer en www.esradioalmeria.com acerca de las listas de espera en la Andalucía socialista, por ejemplo, en 2018, que en algunos aspectos superaban holgadamente el año.

Que doña Noemí, como cualquier otro socialista hoy por hoy, no tiene absolutamente ninguna vergüenza es un hecho constatado. Pero lo del otro día constató también que su nivel intelectual no va mucho más allá del de los pilares que sostienen la estructura del visitado centro de salud, porque con su convocatoria, no hizo otra cosa que constatar que, con más o con menos espera, lo que sí es indiscutible es que hay presencialidad; es decir, que su jefe Sánchez Teruel, había mentido… no más de dos semanas antes.

Related posts

La Plaza de Toros se convertirá en ‘El Circo del Payaso Tallarín’

Jose Antonio Bayo

José Antonio Fernández: “Zapatero rompió el Plan Hidrológico Nacional por el capricho de gobernar”

Diego Fernandez

En VOX El Ejido reiteran que se deje de poner en peligro a las personas con las infraviviendas

Jose Antonio Bayo

dejar un comentario