Esradio Almería
Blog Confinados, pero no Arrinconados, por Antonio Felipe Rubio Destacados

BLOG #ConfinadosperonoArrinconados: Marruecos, otra vez de “Marcha”

BLOG #CONFINADOSPERONOARRINCONADOS: La emoción

BLOG #ConfinadosperonoArrinconados: Marruecos, otra vez de “Marcha”, por Antonio Felipe Rubio.

La Marcha Verde fue una de las múltiples opciones oportunistas que el Gobierno de Marruecos aplica cuando observa síntomas de debilidad en su vecindario. En la naturaleza, los depredadores optan por signos de flaqueza en las presas para asegurar el éxito en la captura con el menor esfuerzo y riesgo posible.


Con Franco agonizante, la Marcha Verde fue la mejor opción para la operación de ocupación de los territorios saharauis. El final de una larga dictadura abría un nuevo horizonte de régimen político en transición hacia la monarquía parlamentaria; pero no era un sosegado escenario como para abrir nuevos frentes con inciertas garantías. Y fue ese síntoma de convulsión y debilidad lo que impelió a Marruecos a invadir a sus vecinos con una puesta en escena “pacífica” de un ejército inerme, pero firme en su avance ante el dedo en el gatillo y amenazantes puntos de mira sorprendidos por la multitud de hombres, mujeres, niños y ancianos desarmados que se intercalaban entre las milicias marroquís que no precavieron, siquiera, cambiar sus botas de campaña militar por civiles babuchas.

Por cierto, la Marcha Verde vino patrocinada por una vistosa enseña de los Estados Unidos; inequívoco reclamo para general congoja: nada mejor que enseñar potentes y desafiantes colmillos y afiladas garras cuando sales a cazar.


Ahora, con la invasión de Ceuta, asistimos a la enésima intentona. No hay nada más execrable para un gobierno que utilizar a sus súbditos como carne de cañón sin distinción de edad, sexo y riesgo vital. Un gobierno inductor a la inmolación como estrategia de chantaje no merece entrar en calificativos. La venganza estaba calculada: “Hay actos que tienen consecuencias, y se tienen que asumir”. Esto lo dice la embajadora de Marruecos en España, hija del médico de Hassan II, asesinado por unos golpistas contrarios al monarca alauí y considerada como una más de la familia real. Por tanto, sus declaraciones se entienden como una directísima instrucción de Mohamed VI en inequívoca respuesta a la trapacería de la asistencia sanitaria y “humanitaria” al líder del Frente Polisario (lo trajo el Gobierno de España con pasaporte e identidad falsos) a sabiendas de que esto podría enojar al Gobierno de Marruecos.


Si Pedro Sánchez -máximo responsable de la chapuza del embeleco- estaba convencido de su irreprochable acción humanitaria, ¿a qué viene ocultar la identidad? ¿Por qué se le traslada desde Zaragoza en un helicóptero medicalizado? ¿Qué y a quién pretendía engañar, acaso a los servicios secretos marroquíes? Pedro Sánchez ha optado por el camino más acostumbrado con propios y extraños: la mentira y la manipulación. Y no olviden que no hay un gobierno más oportunista para publicitar las causas humanitarias. Recuerden la espectacular arribada a Valencia del “Open Arms”.
En matrimonios bien avenidos se castiga sin paliativos una indisimulada cornamenta. No quiero justificar en modo alguno la reacción del Gobierno marroquí, pero cuando dejas a tu novia para ir de copas con la morenaza del trabajo, flirteas con la vecina del quinto, engañas a tu pareja entregándote a lo que ella más detesta… al ser descubierto, encontrarás una enérgica reacción que, aun desmedida, tiene su fondo de justificación.


No hemos parado de tocar los bajos de la chilaba, y viceversa. Y me permito una sucinta relación de acontecimientos:


-Zapatero, coincidiendo con la presidencia de Bush Jr., permaneció sentado al paso de la bandera de Estados Unidos, país con notables alianzas estratégicas en España y Marruecos. Ahora, Marruecos mantiene contacto directo con la Administración Biden, y Sánchez no recibe llamada alguna de la Casa Blanca… y va para cinco meses.


-El catastrófico ZP se fotografió con el pañuelo palestino junto a un activista antisemita. Ahora, Marruecos se alinea con Israel en el conflicto con Hamás.


-El 17 de diciembre de 2020 estaba prevista cumbre de primeros ministros España-Marruecos. Previamente, el vicepresidente del Gobierno de España, Pablo Iglesias, no tiene nada mejor que pronunciarse a favor de la independencia del Sáhara y en contra de las pretensiones imperialistas de Marruecos. La cumbre se suspende; se aduce pandemia covid-19.


-Pedro Sánchez autoriza el traslado del líder del Frente Polisario a España, acordando su ingreso con identidad falsa desde Argelia. “Jeune Afrique” publica la información que pretendía ocultar España para no enfadar a Marruecos. España, precisamente en esta ocasión, no alardea de acción humanitaria y pretende ocultar al líder reclamado por genocidio, torturas y desapariciones de disidentes.


-Marruecos diseña una acción de represalia. El CNI supo con suficiente antelación los planes de invasión por la frontera ceutí. El sábado por la noche ya corrió la voz entre los que darían el salto… y el Gobierno de España no hizo nada; esperó a que Marruecos abriera su verja para facilitar la invasión programada… y así sucesivamente.


Han llegado a barajarse cantidades de unas 10 000 personas que alcanzaron territorio español, no sin esfuerzo y grave riesgo de sus vidas. Hoy Ceuta ve con estupor un deambular de personas sin rumbo, recursos y futuro incierto.


¿Por qué no se adoptaron medidas disuasorias en tiempo y forma? Muy sencillo, al gobierno de Sánchez le interesaba un episodio de épica como estadista que le saque de su bien ganada impopularidad y las catastróficas encuestas.


Si se conocía este chantaje de Marruecos, lo lógico es precaver un notable reforzamiento de la frontera que disuadiese de la intentona. Por el contrario, esperar la materialización de la invasión implica evidenciar el peligro de una revancha desmedida e injustificada que requiere una “respuesta nítida e irrenunciable para garantizar la soberanía de nuestro territorio… y tal y tal”. La épica del discurso es irreprochable. El viaje en helicóptero a Ceuta y Melilla, conveniente y oportuno. Un par de BMR (carros de combate decían algunos) en la playa y el Ejército actuando como una ONG más es “decorado” muy llamativo para las portadas y la TV. Todo bien para sus intereses de imagen como “estadista”, pero Sánchez jamás dirige el mínimo reproche hacia la victimaria acción marroquí. Todo lo contrario, al día siguiente va y le sopla a Marruecos 30 millones de euros en Consejo de Ministros.
No nos engañemos. Pedro Sánchez necesitaba acción que le reportase una buena reacción para sus intereses electorales. ¡Hay que mantener la tensión! ¿Recuerdan? Pero Marruecos saca -y seguirá sacando- nueva tajada, y Sánchez se presenta como la reencarnación de Díaz de Vivar.


En medicina siempre es prioritario prevenir antes que curar. Sánchez tenía conocimiento del diagnóstico y tratamiento adecuado, pero prefirió la cirugía in extremis antes que un tratamiento preventivo. Nunca es famoso el dietólogo que te aconseja para evitar un colapso coronario. Al contrario, el cirujano que ejecuta el trasplante de corazón se lleva el aplauso.


Por mucho que se tengan opciones y alternativas más conservadoras, Pedro Sánchez optará por las más beneficiosas para sus intereses sectarios. Y así, hasta abrir en canal el pecho de España.

Related posts

Las inversiones del PFEA mejoran e impulsan el empleo en Lúcar con más de 1.200 jornales

Jose Luis Pascual Ramírez

El Ayuntamiento de Gádor ofrece diez baños gratis en la piscina municipal a los alumnos que finalizaron su etapa educativa en 2020

Icíar Carballo

Ocho unidades del Hospital Universitario Torrecárdenas obtienen certificado de Calidad

dejar un comentario