Esradio Almería
  • Home
  • Destacados
  • VÍDEO BLOG #Miedodequé?: Dimitir sigue siendo un nombre ruso en el PSOE y en la izquierda
Destacados Radioblog

VÍDEO BLOG #Miedodequé?: Dimitir sigue siendo un nombre ruso en el PSOE y en la izquierda

VÍDEO BLOG #Miedodequé Dimitir sigue siendo un nombre ruso

VÍDEO BLOG #Miedodequé?: Dimitir sigue siendo un nombre ruso en el PSOE y en la izquierda, por Víctor J. Hernández Bru.

Se llamaba Dimitri Fiodorovich Ustinov y fue un militar y político en la Unión Soviética, que llegó a ser ministro de Defensa, tras haber dirigido la fábrica de armas de Leningrado. Su nombre es uno de los más usados a la hora de personalizar ese régimen comunista y totalitario que en algún momento llegó a amenazar el orden mundial.

Su nombre de pila, por así decirlo, se ha asociado en algunos ambientes irónicos con un verbo castellano de especialmente escaso predicamento entre la clase política: dimitir. Si bien es cierto que es especialmente entre los políticos de izquierdas y sobre todo entre los del PSOE que eso de dimitir es básicamente un nombre ruso.

Ayer, tuvimos conocimiento de que el presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas, que se ha hecho famoso por poner este organismo público y pagado por todos al servicio del PSOE, fue mucho más allá de la cocina demoscópica y sencillamente dio un número de escaños en su encuesta sobre las elecciones madrileñas que no concordaba con la aplicación de la Ley D’Ont al sondeo realizado, confeccionando artificialmente un empate técnico entre derecha e izquierda que ha servido para crear unanimidad en torno a que estaba hecho artificialmente para movilizar el voto de la izquierda y también entre los demóscopos en cuanto a que el estudio está mal sumado. Esto, en encuestas hechas por el Estado, supone un presunto delito de falsedad en documento público. Pero para José Felix Tezanos, es lo normal. Para él, dimitir es más bien un nombre ruso.

También ayer, saltaba a la palestra el ministro de Interior, Fernando Grande Marlaska, al que la Justicia de la que él un buen día fue miembro destacado, le ha dicho que destituyó indebidamente al coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos y que lo hizo por razones políticas y porque el destituido se había negado a incumplir la ley por mandato del propio ministro. Obviamente, si un miembro del gabinete del ejecutivo conmina a un subordinado a saltarse la ley y, al no hacerlo, lo destituye, el primero está cometiendo un presunto delito y, desde luego, al ser cazado con el carrito del helado, debe marcharse a casa. Pero ayer Grande Marlaska dijo que no tiene ninguna intención de hacerlo. Para él, dimitir no tiene otro significado más allá de un nombre ruso.

Tampoco hace falta recordar ahora el caso del ministro José Luis Ábalos, que dio hasta trece explicaciones diferentes para justificar el aterrizaje de la delincuente internacionalmente perseguida Delcy Rodríguez en suelo español, en concreto en Barajas, donde fue recibida por él mismo; o su mentira acerca de que no sabía nada del rescate a la aerolínea hispano-venezolana Plus Ultra, que sólo vuela a dicho país y únicamente tiene un aparato en propiedad. Ábalos no ha dado explicaciones ni por lo uno ni por lo otro. Y por supuesto, de dimitir, ni en Moscú ni en Siberia.

En Almería, el PSOE es conocido por ejemplo por las acusaciones de vacunación indebida hacia los responsables de la sanidad almeriense por parte de la parlamentaria andaluza Noemí Cruz; o por el calificativo de enchufados por parte de Rodrigo Sánchez Haro dedicado a (textualmente) “la mayoría de los vigilantes de la playa anti Covid-19” del pasado verano; o la sentencia de Sánchez Teruel y Sánchez Haro de que los centros de salud están cerrados; o la denuncia de Adriana Valverde de que la Junta no cedía un edificio del Paseo al Gobierno Central para su uso universitario; o las denuncias de todos ellos de falta de inversión educativa o de intención privatizadora de la sanidad por parte de la Junta de Andalucía; siendo todo ello probado como relucientes y rotundas mentiras.

Para todos ellos, lo más parecido a dimitir, que es lo que sería su obligación moral, es el amigo Dimitri Fiodorovich Ustinov.

Related posts

El Presupuesto consolidado del Ayuntamiento para 2021 asciende a 204,67 millones de euros y aumenta un 1,1% respecto al de 2020

Icíar Carballo

Los mejores expertos del mundo agro de Almería están presentes en las tardes de ‘Es Radio’

Luis Saracho Cruz

Diputación y Junta firman un protocolo pionero para impulsar la lucha contra el cambio climático en la provincia de Almería

Icíar Carballo

dejar un comentario