Esradio Almería
  • Home
  • Destacados
  • VÍDEO BLOG #MIEDODEQUÉ? El Algarrobico: paro, crisis, arquitectura, historia y una ley permeable a los gandules
Destacados Radioblog

VÍDEO BLOG #MIEDODEQUÉ? El Algarrobico: paro, crisis, arquitectura, historia y una ley permeable a los gandules

VÍDEO BLOG #MIEDODEQUÉ El Algarrobico

VÍDEO BLOG #MIEDODEQUÉ? El Algarrobico: paro, crisis, arquitectura, historia y una ley permeable a los gandules, por Víctor J. Hernández Bru.

Vaya por delante que son un estricto convencido de que la ley hay que cumplirla siempre, aunque sea injusta, en cuyo caso lo que hay que hacer es reunir los apoyos y razones suficientes para cambiarla; y las resoluciones judiciales exactamente igual.

Dicho esto, que considero una información importante para interpretar mis siguientes palabras, me decepciona profundamente el anuncio de ayer del presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, acerca de la consignación presupuestaria para la demolición del fallido hotel de El Algarrobico.

Y me decepciona porque constituye la constatación de que seguimos viviendo en una sociedad en la que lo políticamente correcto está muy por encima de lo práctico, de lo que supone un beneficio para las personas.

Como he dicho ya en numerosas ocasiones, considero el proyecto de El Algarrobico una obra majestuosa, sublime, espectacular, digna de encomio, como lo son otras muchas construcciones del hombre, levantadas sobre parajes y paraísos naturales. En este sentido, podríamos citar miles en el mundo y cientos en España, incluso citar algunas construcciones en parajes naturales que no aportan absolutamente nada desde el punto de vista arquitectónico, como sí lo hace este fallido hotel.

Entre esos ejemplos sublimes, suelo citar el Palacio de Sintra, en mitad de un espectacular bosque portugués, donde nadie podría adivinar una construcción humana y que, por supuesto, nadie se atreve a calificar como aberración o atentado contra la naturaleza, a pesar de los árboles que, en el siglo XVI, hubiera que talar para levantarlo. Muy al contrario, el Palacio es Patrimonio de la Humanidad desde 1995.

El ecologismo, como el comunismo, el feminazismo y otros cuentos chinos perpetrados por gandules y caraduras, han conseguido penetrar en nuestras leyes hasta conseguir revertirlas, convirtiendo en ilegal lo que en realidad es una auténtica maravilla artística y una fuente de prosperidad económica, sin que nadie, repito nadie en el mundo pueda demostrar fehacientemente que conlleve un perjuicio para la naturaleza. Es el caso del Hotel del Algarrobico.

Repito lo del principio: no ignoro que, a pesar de que en su día el proyecto tuvo todos los permisos pertinentes, tanto del Ayuntamiento de Carboneras como de la Junta de Andalucía, y de que ningún juez ni fiscal tomó cartas en el asunto cuando la cosa era aún reversible, hoy se ha declarado ilegal la construcción por parte de los tribunales y, obviamente, el ejecutivo andaluz tiene que hacer gala de su nombre y ejecutar, en este caso el mandato judicial.

Sin embargo, ello no es óbice para que parte del dinero de los andaluces, el que pagamos nosotros, vaya a ser utilizado en los próximos años en demoler algo que en su día fue autorizado, en lugar de para construir hospitales, eliminar aulas prefabricadas en colegios, terminar carreteras o contratar más médicos y maestros. Y, sinceramente, yo no sé tú, admirado oyente/lector, pero yo me rebelo contra esta realidad, que sí que me parece una auténtica aberración, como me lo parece el hecho de que unas 800 personas que hoy en día, en plena crisis, podrían estar trabajando en el hotel, en realidad están cobrando el subsidio de desempleo salido, también, directamente de nuestros impuestos. Luego, seguramente, habrá quien se pregunte por qué estamos en crisis.

Related posts

Huércal-Overa y ONCE inician el estudio de accesibilidad en los edificios municipales

Diego Fernandez

Juan José Matarí: “El problema de España es el PSOE de Pedro Sánchez”

Diego Fernandez

La Diputación de Almería acelera el pago de más de 40 millones a empresas y autónomos

1 commentario

dejar un comentario