Esradio Almería
Actualidad Destacados

El vídeo de la vergüenza: cronología imágenes de cómo el Gobierno manejó la crisis del 31-E al 14-M

El vídeo de la vergüenza

Este vídeo de Libertad Digital muestra las manifestaciones del presidente del Gobierno, la vicepresidenta Calvo, el ministro Illa y el ‘técnico’ Fernando Simón entre el 31 de Enero y el 14 de Marzo y hace que nadie, ni siquiera sus más acérrimos y bien-pagados defensores, puedan seguir defendiendo esta gestión. El vídeo de la vergüenza

El vídeo de la vergüenza: cronología imágenes de cómo el Gobierno manejó la crisis del 31-E al 14-M.

Es el vídeo de la infamia, de las mentiras, del nefasto manejo de la crisis que, desde el minuto 1 (o 0, que le gusta decir al presidente Sánchez) , se ha hecho desde el Gobierno de España.

Es el vídeo que deja sin ningún tipo de argumento a quienes aún defienden a este Gobierno y en ridículo a quienes aventuran, especulan, que cualquier otro ejecutivo habría hecho lo mismo.

Barbaridades en enero…

Un vídeo que resume las mentiras, las precipitaciones, la falta de profesionalidad y compromiso y, sobre todo, el manejo absolutamente político que el equipo de Sánchez e Iglesias, incluyendo a los técnicos como Fernando Simón, ha hecho en todo momento e incluso antes del 8-M sobre esta gravísima situación que estamos viviendo todos los españoles.

Un vídeo que comienza antes del 8-M, con barbaridades del ministro Illa, que el 30 de enero, a 10 días de que Pedro Sánchez anticipara la toma de medidas rotundas que serian las del Estado de Alarma, manifestaba que «no minimizamos nada. No hay ningún caso en este momento en España. Nuestro sistema está preparado para hacer frente a estas situaciones y las seguimos a diario con transparencia informativa»; o como las de Fernando Simón un día después, el 31 de enero, cuando aseguraba que «nosotros creemos que España no va a tener, como mucho, más allá de algún caso diagnosticado. Esperemos que no haya trasmisión local. Si la hay, será muy limitada y controlada».

Un ‘técnico’, un supuesto ‘experto’ al que todavía siguen defendiendo desde la izquierda, pero que, hay que insistir, nueve días antes de que Pedro Sánchez anunciara medidas graves y urgentes, decía que España no pasaría de «algún caso diagnosticado». Hoy, antes de haber puesto punto y final a la crisis, las cifras rondan los 30.000 fallecidos.

En esos días, una periodista ‘a sueldo del Gobierno’ como Ana Pastor (La Sexta), afirmaba que «los datos de este virus matan a mucha menos gente que la gripe común».

Mentiras antes del 8-M.

El propio Simón decía ya en febrero, antes de las manifestaciones del 8-M y de todos los actos que el gobierno permitió realizar para justificar dichas conmemoraciones feministas, que «la incidencia de la gripe es muy superior a la que puede tener el coronavirus. Aunque puede aparecer algún caso, la probabilidad de que todas esas señales de riesgo sean positivas es muy bajo. Hace años que trabajajos en nuestra capacidad de respuesta para situaciones como ésta» y añadía que «en España no tenemos coronavirus y hasta ahora no hay riesgo de infectarse», cuando en realidad ya se habían detectado los primeros casos.

Es más, en aquellos días, a Simón ya se le veían ‘las costuras» y se observaba su espíritu totalitario de no permitir opiniones que no fueran la suya, a pesar de que ésta estaba basada en mentiras. Aún antes del 8-M afirmaba que «entiendo que haya preocupación, pero me sorprende este exceso de preocupación. En España ni hay virus ni se está trasmitiendo la enfermedad».

Un ministro incapaz.

Escasos días antes de las manifestaciones feministas del 8-M, el ministro Salvador Illa dio toda una lección magistral que adelantaba su palpable y rotunda incapacidad, poniendo de manifiesto con antelación lo que iba a ser su desastrosa gestión.

Entre otras cosas, recordaba, hay que insistir, ya en febrero y a menos de una semana de que Sánchez hablara de «medidas contundentes», que «no hay una prohibición creada por las autoridades nacionales e internacionales de viajar a ninguna parte. Donde son necesarias las mascarillas y productos sanitarios, van a estar disponibles. No tenemos un problema de desabastecimiento en centros hospitalarios. No hay mascarillas para todos, pero es que no son necesarias. En todas las comunidades hay posibilidad de hacer test».

Simón y sus «riesgos ficticios».

Incluso más contundente en sus pronósticos absolutamente erróneos y peligrosísimos se mostró el inefable Fernando Simón, que antes del 8-M lanzaba a miles de españoles a someterse a situaciones de riesgo que más tarde serían fatales para ellos.

El ‘epidemiólogo’ más famoso de España, el de confianza de Pedro Sánchez, asumía el riesgo de hablar de «riesgos ficticios» y aseguraba que «la población tiene que atender a los riesgos reales y no ficticios a los que se exponen y hay detalles que nos pueden ayudar a normalizar la situación donde hay que normalizarla. El uso de mascarillas sí puede ser interesante en pacientes con sintomatología, pero no tiene sentido que se preocupe la población general», para añadir que «España no recomienda medidas de cribado en aeropuertos».

Simón: preocupación excesiva. 

Hoy en día, con 30.000 muertos encima de la mesa, resulta indignante ver estas imágenes en el que el hombre que está al mando de la crisis sanitaria más grave de España en el último siglo, hablaba de «preocupación excesiva», en este contexto: «Esto es una enfermedad y la gente tiene que preocuparse, pero estamos teniendo una preocupación excesiva a nivel poblacional Es una enfermedad nueva y no queremos que llegue a nosotros, pero no es una enfermedad de gravedad excepcional». Hay que repetir una vez más: «no es una enfermedad de gravedad excepcional», decía antes del 8-M. Hoy habría que preguntarse cuántos menos de 30.000 serían los muertos, si entonces se hubiese considerado lo que es: una enfermedad absolutamente excepcional y más grave que ninguna otra en la historia reciente de España.

Simón remataba afirmando, en esos días, que «ahora mismo España no está tomando ninguna medida de distanciamiento social o prohibición de eventos de masas».

Almeida y Carmen Calvo, feministas hasta ‘la muerte… de las demás.

Simón e Illa no fueron los únicos que minimizaron el peligro del virus para lanzar a la gente a las calles el 8-M, en una actitud que, sin ningún género de dudas, ha multiplicado los efectos mortíferos del Covid-19. Un día antes de la manifestación, afirmaba en su televisión de confianza, que «cuanto más gente esté junta, más riesgo. Pero a mí no me importa arriesgarme».

En sus declaraciones, le secundaba la vicepresidenta de Gobierno, Carmen Calvo, con una frase que le perseguirá toda la vida y que evidencia no sólo su imprudencia y falta de conocimiento y de talla política, sino también su rotunda inoportunidad:  «A la gente le va la vida en ir a las manifestaciones del 8 M».

En esos días previos al fin de semana fatídico, Fernando Simón seguía a lo suyo, haciendo propaganda indirecta del 8-M y asegurando que «los centros de día no se tienen que cerrar. No podemos generalizar. Tomar muestras a personas asintomáticas no tiene sentido. No hay que tomar muestras a todos los contactos porque no aporta información», restando gravedad a una situación que ya causaba miles de muertos en China e Italia y de la que ya se manejaban informes muy preocupantes en España.

Ese mismo día, comenzaba por adelantado la ‘ceremonia de la confusión’ y de las continuas rectificaciones del Gobierno a sí mismo, ya que el ministro Illa afirmaba que «que las personas con síntomas es conveniente que no vayan a las manifestaciones. que se queden en sus domicilios». Era el ministro Illa contra el criterio de la vicepresidenta Calvo y del supuesto ‘experto’ Simón.

9 M: cambio radical y ahora ya sí hay peligro y gravedad. 

Curiosamente, el día después de la manifestación del 8-M, todo había cambiado. Ahora ya sí el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comparecía con cara circunspecta para trasladar la gravedad de las cosas y reconocer, sin ningún tipo de decoro ni vergüenza, que «hace semanas el gobierno se ha puesto a elaborar un plan de choque que vamos a llevar a cabo. Tenemos un sistema sanitario robusto, con extraordinarios profesionales». Sin embargo, ¿por qué el día antes su vicepresidenta hablaba de la importancia de ir a la manifestación y su ‘experto’ sanitario líder restaba importancia a los efectos del virus?

Un día después, el 10, el gobierno prohibía los vuelos con Italia.

11-M: Estado de Alarma.

El 11 de marzo, dos días después, con colas en supermercados y ¡¡¡55 muertos!!!, Simón anunciaba el Estado de Alarma, afirmando que «ahora mismo, tenemos 14 días de medidas excepcionales que podrían prorrogarse, con un escenario de un mes y medio o dos meses pero podría ser de cuatro meses».

Dos días más tarde, el presidente del Gobierno anunciaba que «acabo de comunicar al jefe del Estado un consejo de ministros extraordinarios para decretar estado de alarma en todo nuestro país durante los próximos 15 días. La emergencia sanitaria y social  por el coronavirus crea situaciones extraordinarias como las que la ley nos permite, para tomar al Gobierno de España de recursos legales también extraordinarios»

Discurso opuesto… ¡¡¡en dos días!!!

El discurso del Gobierno había cambiado radicalmente en dos días, para pasar a anunciar una inversión de 200.000 millones de euros. Pedro Sanchez, Illa, Calvo y Simón se habían dado cuenta ya de que habían afrontado la crisis de la peor manera posible. Y las consecuencias, hoy, de ese garrafal fallo, son miles de muertos más de lo que se podían haber producido.

Ésta es la crónica de los hechos; inequívoca, incontrovertible, inasumible por el Gobierno y por sus acérrimos defensores. Pero no hay otra versión: esto es lo que pasó en España desde el 31 de enero hasta el 14 de marzo. Lo demás son MENTIRAS.

El vídeo de la vergüenza. El vídeo de la vergüenza. El vídeo de la vergüenza. El vídeo de la vergüenza. El vídeo de la vergüenza. El vídeo de la vergüenza.

Related posts

Seis positivos más en la Residencia de El Zapillo, ninguno en la de Alhama

El IES Alyanub de Vera reconocido con el Premio Grandes Iniciativas por formar a sus alumnos en el uso responsable de las TIC

redaccion

El Hospital Torrecárdenas inicia programas para pacientes y profesionales sanitarios con el objetivo de promover la salud mental

redaccion

dejar un comentario